Rinden homenaje a Favaloro hasta en una panadería fueguina

Regionales El jueves Por Redacción
La escultura homenaje en tamaño real se encuentra ubicada en un comercio de Tolhuin, que funciona -además- como parador camino a Ushuaia.
panaderia-la-union-tolhuin-3

Ayer se cumplió un nuevo aniversario de la trágica muerte del prestigioso cardiocirujano y eminencia a nivel mundial, René Favaloro, creador del bypass coronario, quien se quitó la vida en su departamento el 29 de julio del 2000.

La evocación de su figura para mantener viva su memoria le ha valido una serie de reconocimientos; no sólo de la comunidad medico-científica sino también de municipios y provincias que a lo largo del país han dedicado un monumento a su nombre.

Dicho esto, quizá pocos conocen que en Tierra del Fuego, la provincia más austral del planeta, se levanta una estatua en homenaje. Mucho menos, que la misma tiene la particularidad de estar ubicada en la Panadería La Unión de Tolhuin, que funciona como parador obligado de quienes transitan la Ruta Nacional Nº3, entre Río Grande y Ushuaia.

Allí Favaloro tiene su lugar especial, donde los visitantes se sacan fotos de recuerdo. Sentado en una mesa, con estetoscopio y guardapolvo blanco, y rodeado de cuadros , el fallecido doctor es protagonista de infinidad de momentos que prometen perpetuarse en una instantánea.

73349242_10156718353838325_3141636549729320960_o.jpg?_nc_cat=104&_nc_sid=dd9801&_nc_ohc=G_BbDX2K390A

El autor de la obra es el artista plástico Fernando Pugliese, el mismo creador del parque temático Tierra Santa y de la clásica escultura porteña de Alberto Olmedo y Javier Portales, en plena calle Corrientes, como recuerdo del inolvidable ciclo televisivo "No toca botón".

La escultura confeccionada en resina, poliuretano y otros elementos químicos, llegó a Tierra del Fuego un "día del médico", el 3 de diciembre de 2012. El panadero confió que pidió al artista que "le pusiera el alma". Es tan real la imagen, que hasta cuentan que Landriscina, intimo amigo de Favaloro, pidió sacarse una foto con ella.

En diálogo con Télam, Emilio Sáez, dueño del local explicó los motivos que lo llevaron a pensar en la idea. "Jamás lo conocí, pero siempre lo consideré mi mayor ídolo, después de mi padre. Su muerte me dolió tanto, y el abandono e indiferencia del pueblo argentino me causó tanta indignación, que lo sentí como un hachazo en el alma", comentó. 

El reconocimiento "Es un tema moral. La obra de Favaloro y la forma en que se la correspondimos demuestra nuestra falta de valores. Es una de las grandes deudas de la democracia argentina. No sé cómo, pero hay que enmendar este terrible error", concluyó Sáez.

El panadero bautizó ese rinconcito dedicado a Favaloro como "Rincón de la Dignidad" , en su afán por dejar huella de su legado. Los visitantes, en el libro de firmas, agradecen y dejan mensajes que enaltecen la calidad humana del doctor, en señal de gratitud.

Te puede interesar