Saliut 7: El recuerdo de la estación espacial rusa que cayó en Argentina hace 30 años

Locales 09 de mayo de 2021 Por Daniel Bornetto
Fragmentos de esa nave espacial reingresaron a la atmosfera argentina en 1991. Los residuos cayeron en diferentes provincias del país. El escombro más grande se detectó en la localidad santafesina de Capitán Bermudez. La estación pesaba 30 toneladas. Sus tripulante, en lo que se considera una hazaña, fueron rescatados en una histórica operación antes de que Salyut se estrellará en la tierra.
1280px-Restos_de_salyut_7

Pasada la medianoche del sábado finalmente quedaron atrás las especulaciones sobre el destino final del cohete chino Gran March B 5, luego que este cayera a las 0.24 hs en aguas del Océano Indico, en Maldivas, al suroeste de países asiáticos como la India y Sri Lanka.

Mucho se habló en estos días sobre un episodio de similares características -que hace tres décadas- involucró a la Argentina, ante la posibilidad ínfima de que el gigante chino cayera en nuestro territorio.

Entonces fue también un cohete pero ruso, llamado Protón, el que puso en orbita a la nave Salyut 7, la última estación espacial del programa soviético que llevaba el mismo nombre. 

El aparato lanzado el 19 de abril de 1982 desde la plataforma Baikonur Cosmodrome Site 200, medía entre 13 y 16 metros de altura y pesaba 30 toneladas.

Había sido construido en aleación especial de aluminio y acero, en forma similar a las cápsulas de exploración submarina, para mantener el mismo nivel de presión en el espacio, que sobre la superficie terrestre.

Durante los primero cuatro año, y hasta 1986, fue tripulado por cosmonautas. En 1985 se perdió contacto con la nave por lo que se decidió una operación de rescate, cuya exitosa maniobra fue una de las mayores hazañas cosmonáuticas de la era soviética.

El 17 de septiembre de 1985 la Soyuz T-14 se acopló a la estación, siendo sus tripulantes Vladímir Vasiutin, Aleksandr Vólkov, y Gueorgui Grechko. Ocho días más tarde Dzhanibekov y Grechko regresaron a la Tierra.

Luego la nave sin control y a la deriva reingresó en la atmosfera  terrestre sobre Argentina el 7 de febrero de 1991.

Los escombros del Saliut 7 impactaron en diferentes regiones del territorio nacional.  Uno de los fragmentos más grandes se precipitó en Capitán Bermúdez, Santa Fe, a 11 kilómetros de la ciudad de Rosario. Aunque también se los halló en lugares equidistantes como Entre Ríos, la Cordillera, en San Juan; Piedritas, Provincia de Buenos Aires; Firmat y Vendo Tuerto (Santa Fe) y en Puerto Madryn (Chubut), donde el impacto de un fragmento provocó el incendio de un basurero.

"La estela de fuego que produjo llegó a cubrir la mitad del cielo a lo largo de su trayectoria. Ese trazo ardiente tenía unos dos grados de ancho (medio grado es el tamaño aparente de la luna llena). Duró aproximadamente 40 segundos hasta desaparecer por completo", recordó en un artículo el astrónomo cordobés Guillermo Goldes. 

Cabe recordar, que en 2018 se registró un evento similar. Entonces tuvo como protagonista un cohete chino, aunque de menor tamaño, que se estrelló en Paraguay, a pocos kilómetros de la provincia de Misiones.

Te puede interesar