"El sector está pidiendo trabajar para mantener los empleos de cara al verano"

Entrevistas 21 de julio de 2020 Por Marcela Díaz
Así lo manifestó el secretario de Turismo, Alejandro Apaolaza, en una charla exclusiva con El Sur también existe. En la misma describió la compleja situación que atraviesa el sector y analizó como vislumbran la próxima temporada. Asimismo se refirió al rol de la información y las redes en el marco de la pandemia.
apaolaza

De cara a esta apertura por microrregiones  ¿Cómo se da la coordinación entre Turismo, los empresarios y las Cámaras?

Desde el inicio de la cuarentena -e incluso una semana antes-nos juntamos con todo el sector (Todas las Cámaras que comprenden el ENSATUR) y definimos trabajar conjuntamente.  En ese momento se decidió blindar la ciudad e invitar a retirarse a quienes estaban alojados aquí. Durante la cuarentena seguimos trabajando,  la petición de apertura gradual la venimos haciendo desde fines de abril cuando se realizó el Primer Consejo Provincial  de Turismo, como sabíamos que esto iba a extenderse planteamos que -en cuanto se pudiera- se hiciera una apertura gradual primero de manera local y después  hacia las microrregiones para –luego- ir abriendo a mercados más lejanos. 

¿De qué manera trabajaron en cuanto al diseño y desarrollo de los protocolos? 

Lo fuimos haciendo en el marco del Consejo  Provincial de Turismo, a cada sector (Hoteleros, agentes transportistas, centros de esquí y comerciantes) se le pidió que hicieran sus propuestas atentos a las recomendaciones de la OMS (Organización Mundial de la Salud)  Estas fueron elevadas al Ministerio de Turismo del Neuquén y fueron compartidas con autoridades sanitarias locales. Tras idas y vueltas, correcciones y ajustes,  las mismas fueron aprobadas por el Ministerio de Salud de la provincia y por el Instituto de Calidad Turística Argentina. Por lo cual podemos decir que Neuquén cuenta con protocolos que fueron preparados por los mismos sectores y avalados por las autoridades sanitarias correspondientes. Ya estamos –hace un tiempo- implementándolos en gastronomía y desde ayer estamos capacitando en torno a su aplicación (en coordinación con la Dirección Municipal de Bromatología, Rentas, Fiscalizadores de la Secretaría de Turismo,  Zona Sanitaria IV y Hospital Ramón Carrillo) al resto de los prestadores  que conforman el entramado de servicios. 

Más allá de la planificación, el aspecto sanitario juega un rol protagónico  ¿Cómo se avanza ante estos escenarios cambiantes? 

Es muy dinámico. Hace un mes pensábamos que hoy  podríamos estar con turismo interno, de Neuquén Capital y zona de influencia  lo cual hoy es imposible por su condición sanitaria. La apertura gradual, tal como  la planteamos desde el ENSATUR (primero local, ahora por microrregión) en una fase posterior contemplará  localidades y provincias que estén en la misma condición sanitaria aunque sabemos -amén de esto- que no estamos inmunes, por lo cual  trabajamos para aplicar correctamente los protocolos para que ante un posible caso podamos aislarlo y seguir con la actividad sin tener que retrotraer todo. 

¿Cuáles son las expectativas hoy ante la apertura por microrregión?

La  meta es reactivar. Sabemos que será un movimiento mínimo y netamente local, que el mismo no será muy significativo -en cuanto al desarrollo económico o a la distribución que este genere-pero lo vemos, sí, muy necesario para empezar, para -al momento que lleguen desde otros mercados- estar más preparados  y  así sentir que empieza a moverse la aguja de la economía turística local. 

Hoy, las expectativas están puestas en poder lograr una asistencia, todo el sector se ha manifestado en favor de una Ley de Emergencia,  la cual es necesaria tras cuatro meses de inactividad. Más allá de la ley, el sector esta pidiendo trabajar porque es lo que va a posibilitar el mantenimiento de los empleos de cara al verano, en torno al cual somos positivos en cuanto al movimiento y desarrollo que podrá darse durante enero y febrero

106507564_2358760321083316_6253372360010841032_n.jpg?_nc_cat=104&_nc_sid=8024bb&_nc_ohc=PHiW3GGrHAQA

En este sentido  ¿Cómo serán estos meses de trabajo y de acompañamiento al sector de cara a la próxima temporada?  

Seguimos trabajando en la promoción, manteniendo  la imagen de San Martin de los Andes en la mente del consumidor, adaptando el servicio y el producto, a lo que será  el perfil del nuevo  turista. Imaginamos enero y febrero, con un muy buen caudal de movimiento según las predicciones que podemos hacer, a partir de los datos con los que contamos. Con un dólar muy alto, con la restricción  para salir del país, con las fronteras cerradas y ante el miedo que causó en muchos encontrarse lejos de su hogar al momento de la cuarentena  nos permite pensar que habrá mucho turismo interno y que por condiciones naturales nuestra localidad (y la zona cordillerana toda) estarán entre los destinos más elegidos. 

¿Cuáles serían las características de ese perfil de nuevo turista? 

Había un comportamiento que veníamos notando y que ya --pre-covid- era tendencia que nos mostraba un turista más consciente y responsable. Un visitante que prefiere las experiencias eligiendo destinos que apliquen ciertas políticas de sostenibilidad, que opta  por lugares que cuenten con parques nacionales y todo aquello que asegure mayor contacto con la naturaleza. En el marco de la pandemia esto se acentuó y las últimas encuestas indican su preferencia por destinos como el nuestro. La situación actual  hizo que frenáramos un poco y empezáramos a disfrutar de otras cosas y de otras perspectivas también.  Turismo consciente, sostenible y con mayor sentido de la solidaridad son los ejes que están siendo revisados y caracterizarán al nuevo turista 

Pensando en que la confianza se constituirá como uno de los valores más importantes, al momento de elegir un destino ¿Cómo se trabaja para que San Martín sea elegido considerando que para el turista será su primer  viaje post Pandemia?

Trabajamos en el contexto de un concepto que llamamos turismo responsable que es algo global y no solo tiene que ver con el turista sino también con que este cumpla con las normas y los protocolos propuestos. Todo en un marco en el que aún no tenemos una cura definitiva para esto, eso será a largo plazo y allí estaremos hablando de otra normalidad. Mientras - en este tiempo- contamos con el turista y su responsabilidad, con el prestador que debe cumplir y hacer cumplir los protocolos y por último con la sociedad y el residente dispuestos para recibir y satisfacer a este turista  que tendrá otras necesidades. 

¿En qué aspectos focalizan para dar respuesta a esas demandas? 

Ya estamos trabajando con las capacitaciones,  los protocolos y en una campaña interna de sensibilización sobre el turismo y las nuevas medidas para alcanzar una buena prestación del servicio para así sumar a las cualidades que ya teníamos  aquí, la seguridad sanitaria,  a esto apuntamos. Porque ya lo dijo el titular de la OMT (Organización Mundial de Turismo) “La confianza va a ser la nueva moneda de cambio para el turista para poder elegir los destinos”

En un momento solicitaron a los hoteleros que reportaran a las personas alojadas  ¿Cómo se llevó a cabo esa tarea? 

Se hizo muy bien al inicio de la cuarentena mediante la comunicación que tuvimos con todos: Hicimos un detalle exhaustivo para ayudar y controlar junto con las autoridades sanitarias a aquellos que habían ingresado al país hacia menos de 14 días hasta tanto se pudieron retirar de San Martin. Luego -hace un par de semanas- lo hicimos de nuevo -aunque todos venían notificando- para reforzar la comunicación, notificaron al municipio y a la secretaría de turismo aquellos que estuvieran alojando personal esencial, dado que al estar el turismo cerrado no podían ingresar otras personas que no estuvieran exceptuadas por el decreto de cuarentena. 

¿Se modificará este relevamiento ante la actual apertura?  

Seguiremos trabajando en la misma línea con el objeto de hacer una trazabilidad y un seguimiento del turista que ingrese, ya sea del lugar que llegue, con el registro hotelero en sí y después cada comercio al que el turista concurra, de modo tal que podamos lograr hacer su camino y en el caso que diese positivo podamos detectar con que personas estuvo en contacto. 

En las redes sociales se han observado comentarios en cuanto a la posible presencia de personas ajenas a la localidad ¿Cómo se trabaja la comunicación en este sentido, ante esta idea generalizada que subyace en la comunidad? 

Las redes sociales dan lugar a todo, como toda herramienta (depende como la uses) puede ser beneficiosa o nociva. La cuarentena hizo que la gente este mucho más tiempo conectada y también están quienes –lamentablemente- tratando de obtener algunos espacios o minutos de fama empiezan a divulgar datos que nunca son ciertos. Ante esta falta de información o desinformación-sobre todo en redes-lo que hemos comunicado es que quien tenga cualquier duda sobre el origen o la procedencia de alguna persona que esté  en la localidad directamente denuncie en los lugares correspondientes (Gendarmería, Policía o en Fiscalía)  no en redes, porque  esto genera miedo y psicosis. Le solicitamos a la ciudadanía la responsabilidad, ante la sospecha que alguna persona que haya podido entrar a la ciudad, en forma irregular. Más allá que controles son muy estrictos, de hecho a personas que han llegado sin la documentación correspondiente se les han abierto causas judiciales.

¿Cuál es  -entonces- el mensaje para quienes elijan  San Martín de los Andes en próximas aperturas? 

Es positivo y esperanzador. Estamos trabajando para fortalecer la prestación de servicios –como lo hacíamos-buscando dar saltos de calidad y en este caso –ahora-adoptando las medidas necesarias para cuidar a todos tanto a los turistas, a los residentes como a los prestadores para que podamos desarrollar la actividad y  todos puedan disfrutar los atractivos y los servicios de San Martín.  

Te puede interesar