Recuerdan que la región es zona endémica de hantavirus

Locales 08 de enero de 2021 Por Redacción
El Parque Lanín emitió una serie de recomendaciones preventivas para evitar contagios, en especial en ambientes al aire libre.
2854764

La enfermedad por hantavirus es una zoonosis provocada por el virus Andes que se presenta de forma permanente en la región norpatagónica, motivos por el cual anualmente se registran nuevos contagios.

Se transmite al ser humano por roedores silvestres. En el caso de la Patagonia, el vector es el ratón colilargo (Oligoryzomys longicaudatus), presente en toda la jurisdicción del PN.

Este pequeño roedor, de pelaje corto y suave, dorso café claro a amarillo ocre y vientre grisáceo, es conocido como «colilargo» dado el tamaño de su cola que mide dos veces su cuerpo. Es decir: mientras el cuerpo mide entre 6 y 8 cm mientras, la cola alcanza los 11 y 15 cm de longitud.

Esta enfermedad puede generar un cuadro grave de disfunción pulmonar, y tiene una tasa de letalidad alta, de entre el 30% y 40%.

Durante el verano, época en que se realizan más salidas a los ambientes agrestes, es necesario extremar los cuidados.

Desde 1996, la provincia del Neuquén se considera zona endémica de hantavirus, con una distribución de la zona de riesgo que abarca la precordillera y cordillera.

¿Cómo se transmite?

El hantavirus se transmite fundamentalmente por inhalación de aerosoles cargados de partículas virales provenientes de las heces, orina y saliva de roedores infectados. Otras posibles vías de transmisión son: contacto con excrementos o secreciones de ratones infectados con las mucosas conjuntival, nasal o bucal, o mordedura del roedor infectado.

La transmisión a las personas generalmente ocurre al introducirnos en el hábitat de los roedores en zonas suburbanas y ambientes rurales, principalmente en los alrededores de las casas y durante el desarrollo de actividades laborales, recreativas, o en lugares cerrados como galpones o depósitos. También existe evidencia de transmisión persona a persona, y por ello, las secreciones y otros fluidos humanos deben considerarse potencialmente peligrosos.

Las personas más expuestas son los pobladores rurales, la población transhumante por la veranada, los que realizan tareas de desmalezamiento, limpieza de viviendas o galpones, los pescadores, los cazadores y los acampantes.

Recomendaciones

Para el desarrollo de las actividades al aire libre es importante seguir las medidas de prevención habituales para una visita segura:

-Acampar sólo en lugares habilitados, libres de maleza, alejados de pilas de madera y matas de vegetación cerrada.

-Usar carpas con piso; no dormir directamente sobre el suelo.

-No introducir en la boca tallos, hojas, frutas o granos silvestres.

-Sólo tomar agua embotellada o de la red potable.

-No ingresar a construcciones cerradas o abandonadas.

 

 

Te puede interesar