Sanmartinenses del "Hospital del Alma" fabrican 100 barbijos inclusivos para el Castro Rendón

Locales 26 de diciembre de 2020 Por Redacción
Los mismos ya son utilizados para atención al público en el nosocomio de la capital provincial. Además las mentoras locales del proyecto brindaron una capacitación para mejorar la comunicación en la atención con personas sordas e hipoacúsicas.
web-barbijo-inclusivo-scaled-1

El barbijo puede representar para muchos un elemento eficaz de protección ante el Covid, sin embargo para otros significa -además- un obstáculo en la comunicación que dificulta la socialización y posibilidad de comprensión. Tal el caso de las personas sordas o hipoacúsicas quienes se han tenido que adaptar a estos tiempos -atravesados por la pandemia- haciendo esfuerzos para ser interpretados, interpelando a la comunidad a partir de una dificultad manifiesta.

Advertidas del daño que representa reparar en lo "convencional" dejando de lado a las minorías, integrantes de la comunidad terapéutica "Hospital del Alma" de San Martín de los Andes pusieron manos a la obra para reparar y transformar siempre pensando en mejorar la calidad de vida de personas con discapacidad.

Fue entonces que desarrollaron protectores faciales, cuya particularidad -a diferencia de los comunes- consiste en que hacen visible los labios a través de una transparencia,  permitiendo así su lectura y -por ende -una comunicación fluida y sin interferencias.

Sus mentoras, Alejandra Silva y Natalia Sarfatis, incluso presentaron este proyecto en el Concejo Deliberante, donde fue aprobado en septiembre de este año. La Ordenanza dispone el uso del mismo en la administración pública y organismos descentralizados, lo que representa un gran logro hacia una sociedad más inclusiva.

La semana pasada el Hospital Castro Rendón, de la capital provincial, incorporó 100 barbijos inclusivos fabricados en el hospital del Alma que además les cedió el molde del barbijo al área de ropería de la unidad sanitaria, a los fines de duplicar la producción y así alcanzar a una mayor población del nosocomio.

Se trata de un barbijo seguro, que cumple con todas las normas de bioseguridad que ya está siendo usado en atención al público.

Complementariamente, las referentes del "Hospital del Alma" también brindaron una capacitación por Zoom  de la que participaron 70 agentes sanitarios, tendiente a la accesibilidad de personas sordas e hipoacúsicas.

La iniciativa fue organizada por el departamento de Docencia e Investigación del hospital Provincial Neuquén Dr. Eduardo Castro Rendón (HPN) en el marco de un programa de políticas inclusivas. En este caso se abordó la problemática que pueden tener estas personas para ser atendidas en el hospital.

La directora asociada de Servicios Médicos del Castro Rendón, Adelaida Goldman, comentó que “la idea es sensibilizar al personal porque tenemos muchos usuarios en los hospitales o servicios públicos que tienen dificultad para poder oír adecuadamente” y agregó que “a eso se le suman mamparas que separan, o barbijos que aumentan esa dificultad para escuchar y comprender y genera problemas en las comunicaciones, a veces un problema de comunicación en el acceso en un servicio de salud puede convertirse en un obstáculo importante”.

Se estima que el cinco por ciento de la población tiene algún grado de discapacidad auditiva y en los mayores de 65 años, el 30 por ciento de la población padece esa problemática.

Te puede interesar