Sapucay para la Unesco que declaró al Chamamé como Patrimonio de la Humanidad

Argentina 16 de diciembre de 2020 Por Redacción
"Hoy es un día histórico para nuestra música y para el ser correntino" manifestó con alegría el gobernador de la provincia, Gustavo Valdés.
EpXNb4CXUAExEd6?format=jpg&name=large

El Chamamé, un género arraigado en la cultura local que dio vida a nuevas agrupaciones que se suman a la grilla de las festividades de nuestra ciudad, fue declarado por la UNESCO como Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad, honor que comparte con el tango y el arte del fileteado porteño.

La distinción de la Convención para la Salvaguardia del Patrimonio Cultural Inmaterial, adoptada por la Conferencia General de la Organización en su 32ª reunión, en octubre de 2003, surge luego de la postulación  realizada oportunamente por el gobernador Gustavo Valdés, acompañada tanto en la gestión de Mauricio Macri como del actual presidente Alberto Fernández.

"Hoy es un día histórico para nuestra música y para el ser correntino. Países de todo el mundo reconocieron el aporte significativo del Chamamé a la cultura global, por lo que ayudaran a conservarla y difundirla, para que cada vez sean mas los que se enamoren y se emocionan de nuestra música" celebró el mandatario correntino al recibir la noticia.

Desde la UNESCO fundamentaron la decisión ya que consideran que  "El chamamé pone de relieve toda una serie de valores esenciales: el amor a la tierra en que se ha nacido y a su fauna y flora; la devoción religiosa; y la ñande reko guaraní, es decir la “manera de ser y estar” de los humanos en armonía con la naturaleza y la espiritualidad".

Además entienden "La música y el baile de este elemento del patrimonio cultural inmaterial son componentes importantes de la identidad regional y desempeñan un importante papel social porque suelen estar siempre presentes en todo tipo de celebraciones comunitarias, familiares, religiosas y festivas".

Gabriel Romero presidente del Instituto de Cultura de la Provincia se mostró feliz tras la designación que también implica una promoción del acervo cultural del litoral. "El chamamé es un bien que contempla la totalidad de las condiciones que se necesitan para alcanzar esta distinción, identifica a una comunidad, es transmisible de generación en generación, es un patrimonio vivo, vigente, se diferencia de otros ritmos porque abarca un gran territorio y habla de integración con Brasil, Paraguay y Uruguay" dijo y añadió que además "transmite un mensaje positivo, pregona el amor y respeto al paisaje, aborda el tema del amor y de la fraternidad, religiosidad, fortalece la diversidad cultural e integración"

El género a lo largo de su historia ha tenido grandes exponentes que hoy se unen en un sapucay, como Mario del Transito Cocomarola, Ernesto Montiel, Isaco Abitbol, Salvador Miqueri y Ramona Galarza, entre otros tantos.

 

Te puede interesar