La vez que el 10 estuvo muy cerca de San Martín y su primer gol con la Selección en Patagonia

Lo que se juega 30 de octubre de 2020 Por Daniel Bornetto
Diego Armando Maradona cumple hoy 60 años. Si bien son contadas sus apariciones en la región, las hay y aquí las develamos.
diegol

Con infinidad de saludos y videos homenaje, Diego Armando Maradona, el mejor futbolista de todos los tiempos, celebra hoy 30 de octubre 60 años de vida, que festejará cuando Gimnasia enfrente a Patronato de Paraná en el arranque del fútbol doméstico.

Si bien Maradona recorrió el mundo, fueron pocas las veces que llegó a la Patagonia. De hecho Neuquén y Río Negro son  provincias privilegiadas de la región que tuvieron la posibilidad de regocijarse con su talento. Aquellos que entonces lo vieron podrán decir a futuras generaciones "Yo estuve ahí", como reza un tema de la Mississippi, reconocida banda de blues que también conoce estas tierras.



Por cuestiones geográficas y teniendo en cuenta la cercanía con San Martín de los Andes y hasta incluso jugando con la imaginación de lo muy cerca que estuvo Diego de trotar frente al lago Lacar, no muchos conocen que el 10 en 1997 realizó en el sur neuquino una exigente pretemporada de 15 días para ponerse a punto, de cara a su regreso a Boca que terminaría por darse el 23 de mayo de 1997. Diego que entonces venía golpeado del famoso doping que lo dejaría afuera del Mundial de Estados Unidos 1994 consideró que un lugar tranquilo lejos de luminarias servirían para ponerse en forma.

Fue así como eligió Villa La Angostura, por recomendación de su amigo Carlos Randazzo, quien lo recibió con los brazos abierto y tiempo después revelaría detalles desconocido del astro en tierras sureñas.



«Yo me había ido a vivir a Villa La Angostura y vino a hacer su última pretemporada. Me cayó con Guillermo, hizo un desastre. Vamos a la montaña y nos volvíamos solos en la camioneta en el apart hotel donde estaba y Diego me decía ‘Carly, que bien te veo a vos’. ‘Y sí, viste Diego, en algún momento hay que parar’. Uh, en el medio de la ruta dejó de hablarme el chabón porque le dije que era tiempo de que empiece a parar un poco. A Diego decirle cuídate era clavarle un puñal" recordó alguna vez Randazzo.

"Llegamos al hotel, el comedor lleno, la mesa servida, se sentó en la cabecera, agarró un plato y lo tiró tipo frisbee. Tiró todo lo que había, todos se dieron vuelta, como diciendo ¿qué pasó? Y cuando la gente miraba, me agarró y dijo: ‘Discúlpenlo, lo que pasa es que él estuvo en recuperación y tuvo una recaída’. reveló sobre la risueña anécdota.



Quien también lo mencionó fue el entrenador angosturense Omar Curua, quien de aquella visita recuerda la cantidad de prensa mundial en la localidad y en su gimnasio.

“Fueron 15 días y bajó prácticamente 1 kilo por día, tiene un cuerpo privilegiado cuando hace una preparación física, se pone 100% en lo que está haciendo y el cuerpo le responde, no creo que otra persona pueda lograr lo que logro él”, comentaría Curua a medio locales, muchos tiempo después.

Los entrenamientos fueron hasta en tres turnos: “a veces hacia aeróbico, pesas y futbol el mismo día” “Dentro de lo deportivo, es el mejor del mundo de todos los tiempos, de la historia del futbol…”, destacó Curua.

maradona1

La primera en Río Negro

Su primer gol con la camiseta de la Selección Nacional tuvo lugar en Río Negro. Fue en un amistoso 2-1 ante Cipolletti en una Visera de Cemento colmada por más de 12 mil espectadores, en lo que sería el preludio del titulo en el Mundial Juvenil de 1979, celebrado en Rusia.

Dirigido tácticamente por Rogelio Poncini, aquel día formó con: Oscar Alberto Vijande, Hugo Alves, Ricardo Fussani (Julio Olarticoechea), Edgardo Bauza, Romero, Roberto Gáspari (Miguel Candedo), González (López), Sergio Luna, el propio Maradona -quien tenía tan sólo 16 años-, Eduardo Delgado y Rubén Pérez.

“Fue muy similar al gol que le hace a Bélgica en México ’86. Maradona arrancó desde mitad de cancha, gambeteó  a 4 jugadores, incluyéndome a mí y definió pegado al palo en el arco que le da las espaldas al pasaje Kleppe.” recordó obre la conquista Juan Enrique Strak, titular del elenco patagónico.



La otras dos veces en Neuquén

En 2008, en el marco del Showbol, una especie de fútbol sala donde el juego se detiene en contadas excepciones, Maradona y su equipo integrado por reconocida figuras retiradas de la actividad profesional, jugaron el Ruca Che ante Brasil.



Dos años después, Maradona volvería a Neuquen, este vez como entrenador de la Selección Nacional cuando Argentina goleó 4-0 a Haití, en un partido preparatorio al Mundial 2010 disputado en Coloso de Ruca Quimey, Cutral Co.



Te puede interesar