El sanmartinense que burló al destino, se recuperó y volvió a probar al aro en su primer amor

Lo que se juega 15 de octubre de 2020 Por Redacción
El basquetbolista Santiago Rodríguez se rehabilitó de una lesión que anticipaban podía truncar su carrera, regresó para encestar en el Club Lacar y como yapa fue contratado para integrar el plantel del Bari de Italia. Una historia de superación y perseverancia.
santiago

Se llama Santiago Rodríguez y quizá muchos vecinos no conozcan su historia de superación y contratiempos en un deporte, como el basket, de los más competitivos.  Hablar de un sanmartinense en una liga europea además del talento innato requiere de trabajo y perseverancia. Virtudes estas que lo llevaron a hacer lo que más ama, y codearse con grandes jugadores de Italia, casualmente el país al que venció la Generación Dorada en Atenas 2002 para colgarse el oro, lo que habla a las claras del nivel de competencia de la liga en la que juega.

Formado en el Club Lacar, donde hizo las inferiores hasta llegar a Primera, el jugador pasó luego por Centro Español de Plottier, equipo con el que compitió en la segunda categoría del basquet nacional. Esa vidriera le abrió las puertas a una de la liga más importantes del mundo, oportunidad que no desaprovechó para cumplir su sueño en el Scuola Basket Arezzo, de la C1 Golden.

No obstante, debió sortear algunos obstáculos. En la temporada 2020 mientras diputaba un partido sufrió una  una lesión que puso en jaque su futuro deportivo. ¿El diagnóstico?: quebradura en el acetábulo y en el isquion (hueso que forma parte del esqueleto de la pelvis). Esto agravado por la pandemia de coronavirus que en el Viejo Continente comenzaba a sentirse con rigor y que le impidió operarse por el colapso del sistema sanitaria 

"Fui a buscar un rebote y cuando salté, me movieron los pies y caí de cadera al piso, seco. Inmediatamente sentí un dolor tremendo y ahí me llevaron al hospital" recordó el jugador sobre el instante preciso.

Entonces le transmitieron que la recuperación podía demandar unos 10 meses y hasta peor el adiós definitivo de la actividad. Así fue como decidió pegar la vuelta. Primero haciendo la cuarentena en Buenos Aires donde los profesionales del Hospital Italiano le sugirieron una rehabilitación sin pasar por el quirofano.

WhatsApp-Image-2020-10-14-at-13.29.45-576x1024

Ya en nuestra ciudad se puso a las ordenes del kinesiólogo, Martín Mele , quien contribuyó en surecuperación a partir de la acupuntura y trabajos de movilidad con elásticos a los fines de evaluar la evolución de su lesión

Paralelamente, durante estos meses entrenó en el gimnasio del Club Lacar encestando y en el gimnasio de musculación poniendo a punto el físico.

"El Club Lacar me abrió la puerta y agradezco porque necesitaba ponerme a punto. Esto me sirve para volver a agarrar ritmo y medir mi recuperación" destacó Santiago.

Todo ese esfuerzo se vio coronado con una nueva posibilidad, también en la Liga Italiana y en la misma categoría. El Club Bari lo contrató para jugar la próxima temporada, un premio al esfuerzo tras algunos reveses.

Ahora, a punto de emprender el viaje hacia Europa, deja atrás un capítulo amargo para escribir uno nuevo con la confianza y experiencia de saber que lo imposible un día deja de ser tal. A él le pasó.

Te puede interesar