Argentina busca dar con la vacuna en pastilla para vencer al Covid

Argentina 05 de octubre de 2020 Por Redacción
Científicos cordobeses junto a pares de Francia y Brasil llevan adelante el proyecto de un fármaco vía oral, que brindará mayor aceptación social, además de lograr inmunizar a mayor cantidad de gente en menor tiempo y reducir los niveles de contaminación.
58

La carrera por la vacuna contra el Covid-19 concita hoy la atención de la humanidad y pone a la ciencia en un lugar preponderante en el desarrollo de nuevas drogas que permitan el regreso a la normalidad, tras la diseminación del virus por el mundo.

China, Gran Bretaña, Rusia y Estados Unidos se encuentran en fase avanzada de sus desarrollo y, en algunos casos, se estima que hacia fin de año podría estar lista la cura para una enfermedad que en el planeta se cobró ya más de 1 millón de muertes.

Los mencionados países trabajan en vacunas de aplicación cutanea que requieren de jeringas y, por ende, generan un mayor volumen de residuos patógenos.

En este contexto, tres países trabajan en una vacuna de administración oral, menos invasiva, contaminante y que podría mitigar con mayor eficacia el impacto de la pandemia. El equipo está integrado por científicos de Argentina, Francia y Brasil que llevan adelante investigaciones para comprobar si la vacuna en patilla -en fase preclínica- podría integrar la esa selecta lista de las orales que la OMS sólo recomienda para la polio, las diarreas por rotavirus y el cólera. 

Una de las principales dificultades para el desarrollo de vacunas orales es que, para llegar al intestino, los antígenos (despertadores de la respuesta inmune) deben superar un ambiente hostil, incluyendo altas temperaturas, el pH gástrico y los jugos biliares y pancreáticos, explicaron los expertos.

La vacuna cordobesa en desarrollo consiste en la combinación de moléculas de varios virus que no infectan a humanos y que se recubren con proteínas de superficie llamadas VSP, que a modo de escudo resisten las “inclemencias” del tracto digestivo. “Bajo esa capa protectora, insertamos moléculas del nuevo coronavirus que apuntan a generar una fuerte respuesta inmune”, explicó Hugo Luján investigador titular del CONICET y profesor de la Universidad Católica de Córdoba (UCC)

“Los resultados preliminares indican la producción de anticuerpos neutralizantes en suero y en las mucosas de los animales, en especial de la inmunoglobulina A (IgA) secretoria en las vías aéreas”, amplió sobre el éxito de las prueba.

“Apuntamos al desarrollo de una vacuna que se podría aplicar como una pastilla, lo que tendría mayor aceptación para la población y favorecería su almacenamiento a temperatura ambiente. Además, no requeriría de jeringas o agujas que luego tienen que ser cuidadosamente descartadas e incineradas”, afirmó a la Agencia CyTA-Leloir Luján.

Si los resultados de la frase preclínica del proyecto salen bien, el siguiente paso sería la realización de ensayos clínicos en humanos, indicó Luján quien hizo su posdoctorado en el Instituto de Alergia y Enfermedades Infecciosas (NIAID) de los Institutos Nacionales de Salud de Estados Unidos (NIH).

La iniciativa es liderada por Hugo Luján, director del Centro de Investigación y Desarrollo en Inmunología y Enfermedades Infecciosas (CIDIE), en Córdoba; Jorge Kalil, de la Universidad Federal de San Pablo y exdirector del Instituto Butantan, en San Pablo, Brasil; y David Klatzmann, inmunólogo de la Universidad de la Sorbona, en París, Francia, y uno de los descubridores del virus de la inmunodeficiencia humana (VIH) en 1983 cuando integraba el grupo liderado por Luc Montagnier.

Te puede interesar