Murió Quino, el padre de Mafalda a la que hizo descubrir los lagos del sur

Cultura 30 de septiembre de 2020 Por Daniel Bornetto
El humorista gráfico que dibujó una tira en donde Mafalda junto a su familia descienden en la estación de trenes de Zapala para continuar viaje en micro hacia los lagos del sur, falleció hoy a los 88 años. De aquel periplo en la región se desprende que la niña bien pudo conocer San Martín de los Andes.
mafalda

Un día después que Mafalda, un clásico de la literatura de historieta cumpliera 56 años de su primera publicación, esta mañana su mentor, Joaquín Salvador Lavado, popularmente conocido como Quino, falleció a los 88 años de edad, dejando un enorme legado, que tuvo a la picara y risueña Mafalda como su creación más popular, siempre vigente pese al paso de los años.

Mafalda es considerada un espejo de la clase media argentina y de la juventud progresista preocupada por la humanidad y la paz mundial, que critica la mirada adulta de la vida, rebelándose al legado de los mayores. La tira cómica de humor gráfico fue realizada, entre 1964 a 1973, cuando Quino se exilió en Italia y Mafalda debió callar.

Publicada en diarios, revistas e internet, la niña trascendió fronteras, siendo muy seguida en países como España, Francia, Grecia e Italia. Incluso las publicaciones han sido traducidas a más de 30 idiomas. Diarios y semanarios nacionales y de otros países, como Vea y Lea, Leoplán, Rico Tipo, TV Guía, Panorama, Atlántida, Primera Plana, El Mundo, Siete Días, Triunfo (España) y la Revista Viva, dieron espacio a su encuentro con el lector.

Hasta el mismísimo escritor, filósofo y semiologo Umberto Eco reveló ser admirador de la tira a la que consideró fundamental para comprender la idiosincrasia y los procesos que atravesaron a la Argentina.

Tan grande es Mafalda, que tiene estatuas en todo el país, la más reconocida se encuentra en San Telmo, más precisamente en la esquina de la calles Chile y Defensa, muy cerca de la casa donde vivió Quino. También las hay en Mendoza, en la República de los Niños de La Plata, en Laguna Larga (Córdoba) y hasta en la ciudad de Oviedo (España).

Aunque y pese a todas ellas hay una que por cuestiones lógicas resulta interesante mencionar. Es la que se encuentra en la estación de tren de la ciudad de Zapala, justamente al lado del cartel que se erige como indicador del destino.

lOeovRi

El homenaje realizado por el escultor Fernando Pugliese nace en virtud de una de las tiras, donde Quino imagina el viaje de Mafalda a la localidad del centro neuquino. Entonces la hizo viajar junto a su familia, en lo que fue la última parada para luego tomar el colectivo camino hacia los lagos del sur. De allí se desprende que la niña conoció San Martín de los Andes.

Incluso en otra tira Mafalda pregunta cómo es el lugar a donde irán a veranear, a lo que su madre contesta "A un lugar estupendo, con maravillosos lagos, rodeados de montañas y bosques hermosísimos!". Luego y ante la pregunta de quien fue el creador de todo eso, llegaría la respuesta atribuyendo a que "eso tan lindo lo hizo Dios"

8DfVByt

Quino, hijo de inmigrantes andaluces, nació en Mendoza el 17 de julio de 1932, había sufrido un accidente cerebrovascular (ACV) y estaba internado.

A lo largo de su carrera el dibujante y humorista recibió innumerables reconocimientos por su obra. En 2014 se hizo acreedor del más importante: el Premio Príncipe de Asturias de Comunicación y Humanidades. También se hizo del Konex de Platino en 1982 y 1992, entre otros tantos a nivel nacional e internacional.

D8VxzumU0AA0hvN

Algunas frases de Quino

Sobre Mafalda dijo a Télam "Está vigente como nunca” y sostuvo que el secreto de su fórmula “tiene que ver con la capacidad de leer e ir dándose cuenta que el mundo funciona muy mal desde siempre”.

Sobre su creación recordó "Fue un encargo de una agencia de publicidad para una línea que iba a sacar la empresa Siam con el nombre Mansfield, por eso busqué nombres que se le parecieran, como Mafalda. Después, no sé por qué la campaña no se hizo, ni salieron esos productos, ni nada. Yo me quedé con 12 tiras que había hecho, con esa familia tipo que era una mezcla de Blondie con Peanuts. Recuerdo que yo compré Peanuts (que en esa época venía directo de Estados Unidos) y me di cuenta de que Schulz había producido un cambio muy grande dentro de la historieta, porque hasta ese momento, todos los personajes tenían una sola característica. En Argentina estaba Avivato, que en todas las tiras hacía una avivada, Falluteliy otros así y en las historietas norteamericanas pasaba lo mismo. Pero este tipo Schulz trajo personajes antipáticos, simpáticos, buenos, malos, envidiosos y eso fue una revolución. Yo tomé bastante de él, pero como no soy norteamericano, hice una adaptación muy argentina de la cosa"

En cuanto a los personajes de la tira describió "Mafalda me parece el personaje más fabricado. Los otros fueron apareciendo después. Las primeras tiras eran el papá, la mamá y Mafalda, que les hacía preguntas y ellos no sabían qué contestarle. Felipe apareció muchas tiras después. Me cansé y dije "Acá hay que meter otro tipo, sino esto va a ser un plomo". Y así fueron apareciendo todos, por una necesidad del libreto."

También se animó a pensarla en estos tiempos "Cuando yo hacía la tira, la televisión recién aparecía a nivel masivo, popular. Toda la gente tenía televisor en la casa y eso con las computadoras todavía no pasa, pero va a ir pasando y ese mundo yo no lo manejo. No tengo la menor idea de qué tiene un nene en la cabeza ni en qué piensa cuando anda con todo eso, así que no me animaría a meterme. Sí podría acompañar las dudas políticas, los miedos por la situación económica, el sueldo del viejo, todo eso sí. Hace poco un amigo me decía "¿Por qué no hacés una Mafalda de treinta y pico, casada y con hijos que tengan esta mentalidad monetarista jodida que tienen los chicos de ahora? Y que ella luche contra todo eso". Como idea no es mala, muchísima gente me dice "¿Por qué no volvés a hacer Mafalda?".

Respecto a los motivos que definieron su interrupción dijo "estaba cansado de hacer siempre lo mismo. La decisión pasó hasta por zonas conyugales, porque mi mujer estaba podrida de no saber si podíamos ir al cine, invitar gente a cenar o qué sé yo, porque yo estaba hasta las 10 de la noche con las tiras. Además me costaba mucho no repetir y me daba cuenta de que cuando no se me ocurría nada, enseguida echaba mano a Manolito o a Susanita, que eran los más fáciles. "

Te puede interesar