A 30 años de una semana inoxidable: Bowie y Clapton debutaban en River

Cultura 29 de septiembre de 2020 Por Daniel Bornetto
En el marco del Derby Rock Festival organizado por la Rock & Pop, emisora entonces propiedad del empresario Daniel Grinbank.
david_bowie

El Festival Amnesty de 1988, con Sting y Tina Turner a la cabeza, fue el concierto bisagra que abrió a la Argentina las puertas de los espectáculos internacionales. Hasta entonces, no había productores capaces de conseguir traer a las estrellas sólo presentes en las bateas de casas de música, donde los melomanos se pasaban horas buscando una gema perdida entre una multitud de casettes y vinilos que tan pronto terminarían por sucumbir -transitoriamente- desplazados por el disco compacto, más conocido como CD.

En base a esa experiencia, la década del 90', con Menem en la Rosada y el boom del ilusorio 1 a 1 peso-dólar, los artistas comenzaron a aterrizar en Ezeiza con más frecuencia, hasta incluso regresando en más de una ocasión, encantados por el público argentino que profesaba casi religiosamente su devoción por aquellos que ahora tenía la posibilidad de disfrutar en vivo, sin soporte de por medio.

Fue entonces como en 1990 una desaparecida marca de cigarrillos pisó fuerte para darle nombre al II Derby Rock Festival. El primero, celebrado en enero, tendría como figuras a Tears of Fears  y Soda Stereo, en un inolvidable concierto de la banda argentina con el estreno de Canción Animal, su quinta placa de estudio.

El empresario Daniel Grinbank -quien era dueño de la icónica radio Rock & Pop- fue el responsable de la organización de aquel evento que -en su segunda edición- que comenzaría un día como hoy 28 de septiembre, pero tres décadas atrás, tendría a dos estrellas de la música como protagonistas excluyentes: David Bowie y Eric Clapton.



El escenario elegido, el templo de la música, el Estadio de River Plate. Un 29 de septiembre sería el turno de Bowie en el marco de la gira "Sound and Vision Tour". Aquel show  incluyó un repertorio basado en su recordada etapa glam, más algunos hits de la década del '80. Los teloneros: el canadiense Bryan Adams y Virus con Marcelo Moura como líder de la banda, tras la muerte de su hermano, el recordado ícono del pop Federico Moura.

Pese a que el público -hasta entonces ajeno a este tipo de espectáculos- no pudo apreciar un gran despliegue escénico, en cuanto a la puesta, si coreó y palpitó con las canciones del astro. Años después en 1997 y ya en el Estadio de Ferro Carril Oeste llegaría la revancha, esta vez con gran color y despliegue a la altura de los grandes conciertos que habitualmente se ofrecen en el Viejo Continente.

Una semana después, precisamente el 5 de octubre sería Eric Clapton, reconocido como uno de los mejores guitarristas del planeta, quien se subiría al escenario del Monumental de Nuñez, ante un estadio colmado.

Entonces, fue telonero el ex Rolling Stone Mick Taylor, quien se sumó a la gira -a último momento-  tras la trágica muerte de Stevie Ray Vaughan.

Clapton brindó un enorme concierto a la altura de las expectativas que se habían generado en la previa, coronado por los aplausos del publico entre canción y canción.

Los 90' marcarían un antes y un después en la chance de ver en vivo a infinidad de estrellas de la música que desfilarían en los distintos escenarios del continente y, por supuesto, de nuestro país.



Te puede interesar