¿Vale molinete?: Mientras el picado espera el metegol humano le hace una finta a la pandemia

Lo que se juega 30 de junio de 2020 Por Redacción
Rosario (Santa Fe) y Pergamino (Provincia de Buenos Aires) en virtud de las restricciones plantearon una modalidad que promete quedarse.
107014709_2353536208272394_6651571590950380277_o.jpg?_nc_cat=102&_nc_sid=8024bb&_nc_ohc=te5TQtc1N0UA

La práctica del deporte más popular del mundo en espacios reducidos es la opción de los aficionados, lejos de la gloria del fútbol grande pero con la misma pasión de aquellos jugadores admirados en esas hoy lejanas jornadas de domingo que generan nostalgia.

Si bien algunos espacios en nuestra ciudad, como Fulbito Sagrado, preparan protocolos y ponen sus canchas en condiciones a la espera del ansiado reencuentro con la redonda, otros ya gozan del privilegio del toque y la finta, tal el caso de las provincias de Salta y Catamarca donde se habilitó la practica del Papy, Fútbol 5, de Salón o como se quiera llamar.

Lo cierto es que otras ciudades como Rosario (Santa Fe) y Pergamino (Provincia de Buenos Aires), en virtud de las restricciones plantearon una modalidad que ya se juega y promete quedarse: el Metegol Humano, el que por estas horas también estudian implementar San Juan y Mendoza.

Se trata de un juego con reglas propias, aunque sin pavota ni molinete, y con la destreza de encontrar el espacio justo para pasar la pelota entre lineas.

Como en el juego de mesa, los jugadores se disponen en distintas franjas del campo, a los fines de respetar las medidas de distanciamiento en función del Covid-19.

Se enfrentan dos equipos de cinco jugadores en el que cada participante puede moverse en una sector determinado sin traspasar sus límites.

En el caso del arquero debe mantenerse en su área salvo cuando ataca su equipo, donde se puede mover hasta la zona de defensor

El Metegol Humano sugiere ser una opción interesante que se suma a otras como el fútbol tenis, no solo para el regreso a la actividad sino además para los dueños de estos emprendimientos que desde el inicio de la pandemia han visto en riesgo su negocio.

En Rosario, 15 de las 100 canchas disponibles se vieron obligadas a cerrar, como sucedió tiempo atrás con las de paddle en los 90', aunque entonces por tratarse de un deporte de moda que, sin embargo, aún continúa vigente.

"Sabemos que hay mucha gente ansiosa, sepan que nosotros somos los que más lo estamos. Mientras, aprovechamos en poner las canchas apunto." manifestaron desde Fulbito Sagrado a través de su red social.

"Estamos trabajando en los protocolos de seguridad e higiene para que pronto se pueda jugar" anticiparon luego.

Será entonces para los sanmartinenses momento de esperar y seguir practicando en el patio de casa o contra la pared para estar en forma y no perder ritmo.

Te puede interesar