La dramática carta del médico que renunció tras sufrir una agresión en la guardia

Argentina 15 de septiembre de 2020 Por Redacción
Se trata de Daniel Gatica quien prestaba servicio en el Hospital de Orán, Salta. “Hoy viví, uno de los días más tristes de mi vida como profesional, hoy sentí el peso de esta maldita pandemia" inicia la misiva.
1600121473375

La situación en Orán, Salta, se agrava con el paso de las horas. Con una desborde del sistema sanitario los médicos deben hacer frente a la falta de condiciones necesarias para llevar adelante la tarea, ya sea camas disponibles de terapia intensiva para Covid,  como recurso humanos para dar respuesta a la gran demanda sanitaria.

En ese contexto Daniel Gatica, médico residente que llegó a Oran hace ya 12 años,  luego de extenuantes jornadas que hasta incluso lo llevaron a descansar de parado,  decidió dar un paso al costado cuando sufrió una agresión en la guardia por parte de familiares de una persona a la que no se le pudo salvar la vida, lo que fue la gota que rebaso el vaso.

En una carta abierta publicada en su Facebook el médico desnudó las falencias del sistema sanitario en esa localidad del norte salteño. 

“Hoy viví, uno de los días más triste de mi vida como profesional, hoy sentí el peso de esta maldita pandemia" arranca diciendo.

"Me cansé de atar con alambre, de hacer lo imposible de tener que elegir a quien dar una cama y a quien darle un tubo de oxígeno semi vacío" expresó luego con pesar.

"Días y días de guardia en emergencia donde hace más de un mes el oxígeno es un lujo" denunció en otro pasaje de la carta.

"Siempre dije, hay que cuidarse porque cuando llegue la pandemia a Orán hará desastre" señaló en alusión a la situación agravada por la condición socio-económica de la población y la falta de infraestructura en salud.

"Hoy digo basta. Hoy siento que fracasé, hoy dejo el lugar que ame (...)No puedo más,hoy me sentí abandonado por el sistema y sobre todo por el Hospital" se lamentó.

"Todo para qué? Para recibir esto... una agresión física y al alma de una sociedad hipócrita e injusta que cuando se tenía que cuidar, todo era joda y joda, y hoy lloran a sus muertos y reclaman atención" concluyó haciendo hincapié en la falta de responsabilidad social frente a la pandemia.

A continuación la carta completa:

“Hoy viví, uno de los días más triste de mi vida como profesional, hoy sentí el peso de esta maldita pandemia. Hoy 13 septiembre dije basta, basta, fueron 12 días de puro estrés de solo dar malas noticias, de tener que estar en todos lados, de no dormir, de comer lo que venga, de no tomar agua por horas y horas, de no poder ir al baño porque, hasta nuestro espacio físico de residencia, nos sacaron, espacio que los residentes armamos, pintamos, acondicionamos, para tener un baño digno y para dormir en una cama tendida, cuantas veces me dormí parado con el EPP puesto después de ver 32 o 40 o 64 pacientes de la guardia.

Estoy cansado de tener 3 óbitos en una tarde o 5 en una noche y saber que nunca hay cama en terapia, que estamos solos, que no hay que molestar y arreglarse con lo que hay, días y días de guardia en emergencia donde hace más de un mes el oxígeno es un lujo.

Me cansé de atar con alambre, de hacer lo imposible, de seguir protocolos que sabemos que no sirven, de tener que elegir a quien dar una cama y a quien darle un tubo de oxígeno semi vacío y una camilla o una silla, me canse de salir a las 15 y volver a las 18 y salir dos días después, sin tener donde bañarse ni cambiarse, total SOMOS RESIDENTES.

Todo para qué? Para recibir esto... una agresión física y al alma de una sociedad hipócrita e injusta que cuando se tenía que cuidar, todo era joda y joda, y hoy lloran a sus muertos y reclaman atención...

Siempre dije, hay que cuidarse porque cuando llegue la pandemia a Orán hará desastre, Nuestra población tiene secuelas pulmonares, secuelas de tbc, hiv, de desnutrición, de obesidad, de adicciones y de diabetes no controlada. Tenemos hacinamiento a dos cuadras del centro, y hablo de conocer el barrio, la calle y los centros de salud por donde fui y voy desde que entre a la residencia.

Hoy digo basta, Hoy siento que fracasé, hoy dejo el lugar que ame, el lugar que me enseño, que me guió, que hizo lo bueno y lo malo que soy.

No puedo más. Gracias a todos los que se preocuparon por mi, gracias por todo... Pero hasta aquí llego mi salud mental, mi esfuerzo físico y espiritual, no da para más. Esta pandemia saco lo peor de todos, gente que solo le calienta la guita y gente que no da más y no cobra nada, acaso alguien sabe lo que pasa en esa guardia, saben que somos 8 médicos desde hace 3 semanas, alguien sabe que el plantel desde hace 3 años es el mismo, que somos 21 de los cuales 4 somos residentes y que hoy quedamos 7 trabajando porque el resto enfermo, alguien sabe que pasamos 3 gerencias, 2 ministros y 6 jefes diferentes y que nada cambio?, el que quiera la verdad que venga y pregunte, aquí hay de todo... pero ese no es el punto.

ORGULLOSAMENTE SOY MEDICO RESIDENTE DE MEDICINA FAMILIAR Y GENERAL y,hoy me sentí abandonado por el sistema y sobre todo por el Hospital (que nos afecta a dónde quiere, cuando quiere y hace lo que quiere con nosotros), Lo siento mucho por la Guardia y por la gente que necesita atención, pero así, no se puede, esto ya es costumbre, hace mas de 3 años que trabajo en emergencias 24hs todos los sábados... y cada día es peor, A donde quedó la inversión en salud, los aplausos y los héroes? porqué mis colegas, amigos y compañeros de guardia no cobran desde junio, por que siempre para el monotributista y para el residente NO HAY PLATA... PORQUE SIGUE TODO IGUAL?

Gracias de nuevo por preocuparse por mi, No hay más palabras para describir lo que siento FUERZA COLEGAS, FUERZA RESIDENTES, FUERZA ORAN, QUE DE ESTA SALDREMOS TODOS JUNTOS, ALGÚN DÍA LA TORTA SE CORTARÁ PARA TODOS Y SEREMOS UN MEJOR EQUIPO Y UN MEJOR HOSPITAL, HASTA TANTO QUE DIOS NOS AMPARE...”

Nota: El texto de la carta es fiel, incluso el uso de mayúscula

Te puede interesar