A 34 años del título en Mexico, dos jugadores que ya no están fueron la llave del triunfo ante Alemania

Lo que se juega 29 de junio de 2020 Por Redacción
Se trata de José Luis Cuciufo y Jose Luis "Tata" Brown, artífices del primer gol de aquella final.
safe_image.php?d=AQBoqcyh1LtJX-P5&w=540&h=282&url=https%3A%2F%2Fi.ytimg.com%2Fvi%2FEnBlNnkyFZo%2Fhqd

A 34 años, en un grito de campeón que atraviesa el territorio hasta arrebatarle la gloria a Alemania. Por primera vez fuera de casa, en México, tierra antes sacudida por un violento terremoto. Con sufrimiento, y justicia; padeciendo un final que nos encontró poniendo el sillón de casa delante de la tele para que la redonda no ingrese en el arco de Pumpido.

Y se dio nomas, y el abrazo se confunde aquí y allá entre cornetas, a las que el tiempo llamara vuvuzela y banderas albiclestes colgadas como durante todo ese junio del 86 en los balcones del país.

El puño apretado por el gol de Burru en una carrera gloriosa tras el pase del 10 , como al Cani cuatro año después para dejar afuera a Brasil en Italia 90, será el corolario de una faena increíble con la que recién Argentina comenzó a soñar dos años antes cuando vencería al mismo rival en un amistoso jugado en Dusseldorf . Aquel día del 3-1 encendió la ilusión que la Eliminatoria apagó un año después más allá de la clasificación agónica con el gol a Perú de Gareca, jugador al que Bilardo luego dejaría fuera de la competición mundialista.

La historia de aquel 29 de junio de 1986 comenzó antes con victorias ante Corea y Bulgaria, empate con Italia, todo en fase de grupos. Luego en seguidilla victoria ante Uruguay 1-0 en octavos, 2-1 a Inglaterra en cuartos, 2-0 ante Bélgica en semis y el Dia D, la final que ese día tuvo en el campo a dos protagonistas que marcarían el rumbo de la historia.

Arranca el partido, parejo, Argentina insinúa y llega la primera gran emoción.

Minuto 22 de la primera mitad, taco de espaldas de Maradona a José Luis Cuciuffo que engancha y recibe una falta de Lothar Matthäus, en paralelo al área alemana, cerca del banderín del corner. Toma la pelota el Burru, envía un centro que se va abriendo y deja desairado a Schumacher hasta encontrar la cabeza de Jose Luis "Tata" Brown con destino de red.

Y allí va a festejarlo el autor de la conquista, se desliza en el pasto hasta terminar arrodillado, mira al cielo como no pudiendo creerlo. Luego llegarán sus compañeros y ahí el festejo alocado.

Ese primer gol, fue la puerta al triunfo 3-2 a favor de la albiceleste con la obtención de la segunda copa del mundo, después de la del 78 con Menotti a la cabeza.

Dos de los protagonistas de esa conquista hoy permanecen en otro plano. José Luis Cuciufo , lateral que jugo cinco de los siete partidos de ese Mundial, se fue en 2004 a los 43 años tras sufrir un accidente mientras cazaba

En tanto, el Tata Brown, también defensor, identificado con Estudiantes, falleció en agosto del año pasado a los 62 años como consecuencia de una enfermedad neurodegenerativa, como el Alzheimer.

Ambos escribieron un capitulo de esos que dejan huella y perduran en silencio, que tiene como actores principales de la obra a héroes anónimos que nunca imaginaron serlo hasta que un día la vida les concedió el privilegio de quedar por siempre en la memoria de los fanáticos del fútbol.

Te puede interesar