Del frontón al Salón de la Fama: A 30 años de la mayor hazaña de Gaby Sabatini

Lo que se juega 08 de septiembre de 2020 Por Martín González
Un 8 de septiembre de 1990 nuestra mejor jugadora de tenis de todos los tiempos ganaba el US Open de EE.UU. tras derrotar por 6-2 y 7-6 (5) a su máxima rival, la alemana Steffi Graf.
sabatini_gabriela02

Gaby sirvió al medio, con un saque que no parecía muy exigente para su máxima oponente. La devolución de Steffi fue con su mejor arma: el drive. Pero el intento de contraofensiva de la alemana golpeó en la faja e hizo que la pelota se elevara demasiado para quedar a mitad de camino. Indefensa, igualmente la número uno del mundo no detuvo su corrida hacia la red. Pero allí recibió la respuesta de Gaby: contundente drive paralelo, con pique sobre la línea. Allí se produjo la explosión. De la propia Gabriela, que la hizo saltar varias veces y sonreir hasta estrecharle la mano a su eterna rival. De su equipo, encabezado en la tribuna por su hermano Osvaldo, quien luego se fundió en un interminable abrazo con ella tras la inmediata corrida de Gaby hacia la tribuna. Del público neoyorquino, que siempre la hacía sentir casi tan local como en el mismísimo Buenos Aires Lawn Tennis Club. Y de miles de argentinas y argentinos, pendientes aquel sábado por la tarde frente a la televisión, expectantes de verla coronar en un torneo de Grand Slam.

Ese 8 de septiembre de 1990, Gabriela Sabatini alcanzaba su mayor proeza como tenista profesional al ganar el US Open de EE.UU. tras imponerse por 6-2 y 7-6 (5) ante la número uno y defensora del título, la alemana Steffi Graf. Hasta hoy, es el único título individual de Grand Slam ganado por una jugadora de tenis nacida en Argentina.

A 30 años del momento más glorioso de la historia del tenis femenino argentino, un recuerdo y un homenaje para la inolvidable Gabriela Sabatini.

Tan tímida como talentosa, Gabriela ha revelado que cuando era chica y pensaba que al ganar un torneo tenía que hablar, muchas veces perdía en semifinales para no hacerlo. Esa enorme verguenza, mayor aún en su niñez, no le impedía dar rienda suelta a su innato talento, ese que vio por primera vez cuando solo tenía seis años el profesor de tenis Daniel “Palito” Fidalgo, en el frontón del Club Atlético River Plate. Toda esa timidez se borraba cuando ella tomaba una raqueta. Una vez descubierta por el ojo del profesor, Gaby emprendió su formación como tenista. El camino fue meteórico. En palabras del propio Fidalgo: “Ya a los diez años ella era número uno de 14. A los 11, era número uno de 16. Hicimos juntos toda la etapa de juniors, de formación. Desde que empezó hasta que en el año 1984, con 14 años, fue campeona mundial de 18"

Lo que siempre se destacó en el court de Gabriela Sabatini fue su enorme ductilidad para jugar al tenis. Talento, intuición y creatividad fueron los atributos que más sobresalieron dentro del repertorio de su juego. Rápidamente, pasó de las canchas de River Plate a los principales torneos juniors de Europa y EE.UU., para finalmente recalar en los torneos profesionales con tan sólo 13 años, en simultáneo a su liderazgo en las competencias juveniles.

El superprofesional mundo del tenis confirmó todo lo que se esperaba de ella cuando a los 15 años, en 1985, llegó a las semifinales de Roland Garros, convirtiéndose en la tenista más joven de la historia en llegar a esa instancia. Fue eliminada por la gran campeona Chris Evert por 6-4 y 6-1. El año anterior había ganado ese torneo en su versión juvenil.

sabatini_gabriela04

Ese 1985 fue el año de su despegue profesional, ganando en octubre su primer título del circuito en Tokio, Japón, con victoria en la final por 6-3 y 6-4 sobre la estadounidense Linda Gates. A partir de allí, se mantuvo en la elite profesional durante más de una década, alcanzando como mejor ranking de su carrera el puesto número tres, accediendo a ese lugar por vez primera en febrero de 1989.

Reconocida por su grandeza fuera y dentro de la cancha y gran embajadora del deporte argentino en el mundo, estuvo presta -con la humildad de siempre- a darle una mano a cualquier deportista argentino que lo requiera.

Entre sus logros deportivos más encumbrados se puede mencionar que obtuvo dos veces el Masters de Nueva York (en 1988 y en 1994) y la medalla de Plata de los Juegos Olímpicos de Seúl 1988, pero más allá de los títulos y las estadísticas quedará por siempre grabado su estético estilo de juego, moldeado a base de su enorme talento. 

sabatini_gabriela03 (1)

Datos y curiosidades

-Gabriela Sabatini nació en Buenos Aires el 16 de mayo de 1970. Jugó al tenis desde niña en River Plate y a los doce años ganó un Mundialito Infantil que se jugó en Caracas.

-Compañera y rival de la alemana Steffi Graf, con quien ganó Wimbledon en dobles en 1988, Gabriela se retiró en octubre de 1996, jugando su último torneo profesional en el Abierto de Europa, en Zurich.

-Como profesional, obtuvo 39 títulos: 27 en individuales y 12 en dobles.

-Junto con Guillermo Vilas (Roland Garros 1977, US Open 1977 y el Abierto de Australia 1978 y 1979), Gastón Gaudio (Roland Garros 2004) y Juan Martín Del Potro (US Open 2009), forma parte del selecto grupo de argentinas y argentinos que pudieron ganar al menos un torneo de Grand Slam en individuales.

-En 2006 y con Steffi Graf como madrina, Gabriela ingresó al Salón de la Fama del tenis, ubicado en Newport, Estados Unidos. De esta manera se sumaba en este reconocimiento a Guillermo Vilas, quien ya lo había recibido en 1991, dos años después de su retiro profesional.

Te puede interesar