“Una nena me pidió una vez en una cartita que la madre le dedique más tiempo”

El Sur también existe y un mano a mano imperdible con el Papa Noel más famoso de la tele. Hizo infinidad de comerciales y se lo ve por las noches en el programa de Marcelo Tinelli. También realiza acciones benéficas y cada Nochebuena recorre las casas llevando regalos y cumpliendo con la fantasía de los más chicos.

Carlos Emilio Bigue, no es un personaje más. Pasa sus días en sets de filmación poniéndose el traje de Papa Noel de quien ya se apropio con la misma calidez con la que trata a cada uno de los chicos que le piden un saludo a través de la redes o bien se acercan para inmortalizar el momento en una foto.

El como Clark Kent también desdobló su personalidad, en este caso asumiendo el rol de dador de felicidad, tamaña tarea si las hay. Hasta en la imaginación, cuando sueña o fantasea con como sorprender,  seguro ingresa por la chimenea de las casas dejando regalitos para los más chicos, estacionando el trineo en la puerta, haciéndose un lugar entre un 147 y una Eco Sports.

En la actualidad saluda toda las noches a Marcelo Tinelli en el Bailando haciendo publicidades para una reconocida plataforma de ventas online. Cuando llega la hora del zapping su imagen aparecerá en un comercial de un reconocido supermercado y si se busca en youtube irrumpirá en avisos de Navidad de afamadas marcas de gaseosa.

Así es su vida, una vorágine permanente tratando de llegar a todos los hogares. Porque más allá de las cámaras, reparte su tiempo realizando acciones solidarias. Ya sea juntando juguetes para regalar a chicos en situación de vulnerabilidad o caramelos cuando se sienta al lado del árbol en algún shopping citadino.

El Sur también existe lo sacó por un rato de la ardua tarea que tiene por delante. Esta noche recorrerá el planeta llevando sonrisas, se multiplicará en rostros familiares y hasta será el cómplice ideal de nietos y sobrinos.

Antes del trabajo, Papa Noel se sienta conversar con El Sur también existe en un mano a mano, donde la fantasía y el amor confluyen y dan vida a una bella historia de Navidad.

 

 

¿Cómo arranca tu vínculo con Papa Noel?

Todo comenzó con una publicidad de gaseosa que hicimos en Córdoba. Mientras me probaba el traje dije: ´ ¿porque no hacerme un traje para empezar alegrar a los chicos?’. Así fue como en mi primera Navidad fui a visitar a la gente del barrio y empezaron a venir los pedidos a publicidades y eventos. De esa forma se fue gestando, por un lado mi aptitud actoral y por otro la posibilidad mediante este personaje de divertido de  ayudar a los chicos carenciados que muchas veces cuestionan la llegada de Papa Noel.

¿A qué te referís cuando decís que se cuestiona?

Ponele, los chicos te dicen: ‘Si yo me porte bien, ¿porque no recibo lo que pido?’. Cuando voy a eventos particulares hago la pregunta del pedido y la cartita. Pero en los hogares esas preguntas me resultan terribles hacerlas, porque no sé si voy poder cumplir el pedido.

Por eso creé un grupo que se llama Gnomos de Papa Noel, para que la gente done regalos para los que menos tienen, porque considero que los juguetes marcan mucho la infancia. No es fácil colmar la expectativa de lo que el chico está esperando, es decir ese mismo juguete que tiene otro chico. Yo por eso  trato de generar que al menos una vez al año se le cumplas a algún chico lo que desee.

¿Qué recibís en ese contacto con los chicos. Imagino que lo das vuelve multiplicado?

Vuelve bastante porque estas en contacto con la candidez de los chicos que esperan mucho tiempo la visita de Papa Noel. En ese minuto te hacen infinidad de preguntas. Buscan sacarse las dudas de la barba, de los renos, de cómo vuelo y cómo llegue a sus casas, de quienes hacen los juguetes. Los chicos aparte esperan ese instante de poder pedirme cara a cara ese regalo que esperan. Por eso de parte de Papa Noel tiene que haber una respuesta.

¿Cuál fue el pedido más extraño que te hicieron?

En alguno casos los chicos, especialmente carenciados, al no tener un ser más poderosos que Papa Noel me han pedido que le cure la espalda a la mama o que le haga el vestido a la hermana para los 15 años, porque saben que si no se los concede Papa Noel ¿quién se lo va a conceder?

 

 

-Pienso en tu frustración cuando no podes cumplir con el deseo de los chicos

A mi las manos ya no me dan, pero la gente se le despierta un espíritu navideño llegada esta fecha. Hay gente que me quiere dar dinero y yo le digo comprarles algo a los chicos que lo necesiten. Yo no me saco fotos por las calles para que me den dinero en colaboración. Me gusta que haya una ida y vuelta y que sea todo genuino sin nada a cambio más que la gratificación de ese momento.

¿Cómo son esos videos que le preparas a los chicos?

Yo grabo mensajes mediante pedidos por Facebook o a mi correo. Si no lo cumplo con ese pedido me siento con complejo de culpa porque hay alguien que está esperando mi mensaje. A pesar de que llego tarde de los eventos, me hago un tiempo para grabarlos, bajarlos a la computadora y después los envío.

¿Papa Noel se puede tomar el trabajo de leer todas las cartas?

Leerlas si, las leo con los chicos y siempre en presencia de los adultos. Porque yo tengo que dar una respuesta de si sí o si no a un regalo. Porque si me piden una bicicleta y yo le digo te la llevo y los padres no pueden comprarla, los chicos piensan que les falló Papa Noel. Entonces le pregunto a las papas: “¿una bicicleta se la puedo llevar? ¿Puede ser 12 cuotas?”. Y en base a la cara de ellos veo que le digo al niño. Si me dicen que no pueden les digo: “hay que ver si la podes usar porque sos chico, si sabes andar, quizá primero te llevo algo más chiquito”, “tenés que ir probando porque papi tiene miedo”, en fin de esa forma voy enfocando hacia otro regalo.

¿Qué es lo más extraño que te pidieron?

Un nene me pidió una vez que los padres no se separasen. Y eso me duele mal. Y una vez una nena me pidió la bicicleta y en el último párrafo de la cartita me pide también que la hermana y la mamá le brinden más tiempo. Entonces yo le digo a los padres “si le regalamos la bicicleta, la vamos a acompañar a pasear, a andar juntos” y así vamos viendo.

¿Cuándo te convertiste en Papa Noel?

En 2007. Yo desde octubre arrancó con publicidades haciéndolas tanto acá como en el exterior. Hice para Pepsi en Bolivia y también hice para Answer, para una compañía de telefonía celular alemana. Y ahora para importantes marcas, incluso en el programa de Marcelo Tinelli.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *