“Soy sarcástica y no me molesta lo que digan los demás”

Así se definió Emilia Otharan, candidata a intendente local por Libres del Sur, quien en este mano a mano con El Sur también Existe presenta su propuesta de cara a las próximas elecciones.

¿Qué te dejó la campaña electoral?

En mi caso, que soy cocinera y tengo un café bar con mis hijos, un doble esfuerzo en lo cotidiano, pero también una lindísima experiencia que es abrir puertas y conocer nuevos vecinos. No todo es negativo, no todas son quejas, sino que hay gente muy proactiva que  te quiere contar sus  ideas. Yo siempre digo: nosotros no vamos a los barrios, yo soy de Ruca Hue y hace 24 años que vivo ahí, es decir que no tengo que ir al barrio para saber lo qué pasa.

¿En qué basaron el mensaje?

La síntesis de nuestra campaña fue reafirmar nuestra identidad. La gente de acá, o la que eligió San Martín de los Andes, no por una cuestión de negocio, ni para hacerse millonario sino por su entorno, consideramos que es imprescindible reafirmen su identidad.

¿Por donde pasa esa identidad de la que hablas?

Se trata de entender que ser solidario no es pagar impuestos, porque los vas a pagar en cualquier lugar del mundo. En cambio tiene que ver con tus obligaciones como vecino y tus sentimientos. El otro día, en el debate pensaba, yo pondría casi por obligación que dos horas por semana la brindemos a una tarea comunitaria, para saber quien vive al lado tuyo.

¿Qué te transmiten los vecinos en las recorridas?

Todos tienen como unas sensación de que vivimos en un desorden, un caos. Como que se nos cambiaron las figuritas. No entienden que pasa con la basura, no entienden porque la plaza está descuidada y los preocupa el tema de la inseguridad en algunos barrios.

¿Cómo se construye colectivamente cuando hay fractura entre clases?

Nosotros en Surco creemos que hay que trabajar en esa grieta. Que acá el problema no es Macri, o Cristina, si lo es capitalismo o liberación. Nosotros somos profundamente políticos y nos consideramos humanistas. Yo creo que el capitalismo va por nuestros valores y concepción. Y hace que al no mirarnos a los ojos no entendamos donde estamos.

El significado de Surco habla de rebeldía, ¿qué cosas te revelan?

La injusticias fundamentalmente. Para mi hablar de progreso sustentable es absurdo, porque el progreso es depredador y va por todo. Por eso nuestro símbolo de decrecimiento del caracol, que tiene una concha que se va haciendo con una medida y un peso específico,  y que si tuviera un poco más se muere porque se le cae encima la casa.

¿Qué implica ser sanmartinense?

Te tengo que hablar de la carta orgánica de la que fui convencional. Allí incorporamos los derechos y deberes de los sanmartinenses, no son deberes muy raros pero son taxativos. Uno de ellos es cuidar el medio ambiente en la vida cotidiana, cuidar a los animales, es decir que no podes abandonarlos. Tenés que ser solidario con las personas, con una actitud al menos proactiva, sin decir a mi no me importa nada. Es bancarse lo bueno y lo malo y reconocer que uno cuando elige vivir acá lo tiene que elegir con todo.

Y tiene que trabajar para que ande bien lo que anda mal. Porque para venir a quejarte quédate en Buenos Aires mirando tele y puteando todo el día.

¿Y la Interculturalidad?

Ser sanmartinense es ser intercultural, es tener en cuenta que encierra un pueblo originario, y más allá de los prejuicios o ideas preconcebidas, el pueblo mapuche tiene derechos y tenemos que convivir con ellos con mucho respeto.

¿Qué San Martín soñas y cuál crees posible?

No soy tan soñadora, más vale pragmática. Yo creo que hay que ir de lo chiquito a lo grande. No abriría más ventanas de las que están abiertas hasta no ordenar un poco. Venimos de 8 años de desgobierno, algunos con mejor intención que otro  pero sin plasmar las cosas básicas. Nosotros no sabemos ni tenemos en cuenta donde están los espacios municipales. Creamos un Instituto de Vivienda, pero no tenemos claros si los barrios abiertos o cerrados están cumpliendo con la ordenanza de ceder un espacio púbico a la municipalidad para poder crear pueblos.

¿Porqué aspiras a ser intendente?

Yo quiero ser intendente, pero ahora te voy a decir una cosa que me encantarías que pusieras. Viste Sol de Mayo (Viedma), Yo me siento Sol de Mayo, ese que nadie da nada pero puede dar el batacazo. No creo que podamos ganarle a los grandes aparatos. Para que tengas idea llevamos gastado en la campaña sólo $15 mil.

¿Cómo se trabaja desde una pequeña estructura para romper el cerco?

Ingenio y trabajo. Hay cosas que te la dan los años de militancia y de saber y poder comunicar las ideas de nosotros que no son políticamente correctas, que no son la que esperas de un casete. Yo creo que es más posible lo que proponemos nosotros a lo que propone el resto, no tengo ninguna duda. Yo digo desde el 11 de marzo me voy a la municipalidad a averiguar primero el estado de las cosas.

¿Quién es Emilia Otharan?

Soy una mujer de 58 años que pasó cosas muy duras. No creo en el dios católico, pero si en algo superior. Creo que cuando sufrís perdidas muy fuerte pones en su lugar las cosas que valen las penas. Soy bastante sarcástica como política, y no me molesta lo que digan los demás. Siempre digo no hay cambio posible si nosotros como ciudadanos no nos ponemos en otro lugar. A mí me cargan porque no me rio mucho, la verdad que en esta vida no hay mucho para reírme. Igual me rio con mis amigos, familias, o algo que vale la pena.

¿Que valoran los que no piensan como vos?

Que laburo y soy honesta. Aunque que te quieran por honesta es como que te quieran por parir. Creemos que lo de afuera es un merito y lamentablemente garpa en la sociedad. Yo ya pague el derecho de piso como para decir exactamente lo que pienso.

¿Sos de consensuar o te sentís más cómoda en el rol ejecutivo?

Una cosa es ser sincera y otra es ser fundamentalista. Yo creo que la vida es una negociación en el mejor sentido sino sería autoritaria. Lo que sí creo -no soy hipócrita- es que las  cosas están mejor como las pienso yo. De todos modos sería muy soberbia en no reparar en otras apreciaciones. A los que miran a Tinelli no los subestimo.

En cuanto al consenso, a mi me encanta hacer política, la negociación. Tenés que saber que es importante no perder, lo máximo y mínimo a pedir y para quien pedir porque eso después genera compromiso en la devolución.

Si fuera intendente no hay duda que sería quien conduzca pero también entiendo que solo no podes hacer nada. Crearía urgente ámbitos participativos, para conocer lo que piensa la gente.

¿Cuál es tu relación con los candidatos?

Con el que no me siento nunca es con el PRO. Nosotros ya tenemos decidido que a partir del 11 de marzo esta casa va a ser un bastión contra Macri. Ahora de todo lo que queda afuera, no hay tanta diferencia.

¿El fin justifica los medios?

No para nada. Ahora, puedo negociar algo para ganar otra cosa, siempre en la medida que no me traicione. Yo no compraría votos, jamás en la vida fuimos a buscar a nadie ni pagamos un pasaje de colectivo para que nos voten. Pero por legitimidad. Así tengo el orgullo de decir que cuando fui concejal no entré por la ventana, a mi me votaron mil tipos con las locuras que digo.

El problema no es andar en el barro sino saber que barro es. A mí me encantaría militar la reconciliación de la gente con los referentes políticos. Si logramos que los vecinos se sientan representados en serio, sería un paso bárbaro.

¿Qué evaluación haces de la gestión de la intendente Brunilda Rebolledo?

Bruñida es una buena mujer y vecina. Tuvo un trabajo social importante. Acá hay una particularidad a decir, los intendentes de la ciudad por regla general no han sido corruptos y una vez cumplido sus mandatos todos han vuelto a su actividad. Y eso hay que valorarlo porque siempre repetimos que son corruptos cuando llegan arriba.

Lo que tenemos son problemas por dormilones o por desinteresados por una agenda comunitaria. O por no escuchar. O por querer quedar bien con todos. O con los que más tienen que son lo que te condicionan. Pero no más que eso.

Antes te referías a cuestiones básicas por hacer, ¿Cuales son?

Recuperar los espacios públicos, rever que estamos a punto de dejar de tener bienes municipales muy importantes que significan mucha plata para invertir. Tengo miedo que el próximo gobierno venda el terreno frente al Instituto, que tiene un gran valor.

Hay que pensar en cosas básicas, como cestos de basura puestos en todo el pueblo, de la costanera a Catitre. En la limpieza de las plazas y plazoletas, mover el vivero municipal, incentivar a la gente de chacra 30 y 32 para que foresten con árboles frutales. Eso es ciudad, eso es pueblo.

¿Y el tema de la basura?

Dentro de dos meses no vamos a tener donde meter 30 toneladas diarias de basura y no es problemas de nosotros los ciudadanos sino de los 11 concejales y del intendente y las aéreas a cargo. Esto es crónica de una muerte anunciada. El Defensor del Pueblo en un acto heroico pide que no se abra la sexta celda para mostrase solidario con los vecinos, pero no dice un plan b.

¿Cómo nace tu pasión por la política?

De mi abuelo, quien no era peronista sino un anarquista que se casó con mi abuela, que era pianista y muy católica. Se había recibido de médico.  Fue el primer ministro de Desarrollo Social de la provincia. Te voy a contar una anécdota, al hospital le ponen Castro Rendón porque el edificio estaba cerrado, porque no venía Perón. Entonces mi abuelo rompió el candado y abrió. Mi abuelo fue muy anti sistema. Se murió con una casita en Alta Barda y un auto 4L.

¿Qué palabra te define?

Creatividad y rebeldía. Es por donde vamos nosotros. Creatividad para animarse a transformar con lo que tenes. Hay que animarse a descentralizar, llevar el Deliberante a Chacra 30, hacer la Ciudad Judicial en El Arenal. Sacar la terminal y hacer algo distinto como la Casa del Niño. Tenemos todo para ser el mejor pueblo de la provincia. De hecho fuimos el segundo pueblo en tener carta orgánica.

¿Qué harías el primer día de gestión en caso de ser electa intendente?

Sentarme con Brunilda, iría a la contralor municipal para pedir informes de todo tipo, entre ellos el de los residuos porque compromete al municipio por 20 años.

error

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Follow by Email
Facebook
Facebook
Twitter