“Si San Martín no contiene nos empezamos a desconocer”

Así lo expresó Martín Rodríguez, candidato a intendente local por Unidad Ciudadana, quien en este mano a mano con El Sur también Existe presenta su propuesta de cara a las próximas elecciones.

¿Qué implica estar en campaña?

Por la positiva es intensificar lo que normalmente hacemos que tiene que ver con estar cerca de los vecinos cuidando ese diálogo y esa sensibilidad. Esto quizás un poco más desde el punto de vista del vecino, no tanto del mío, cuando alguien viene a tirarme azúcar en los oídos me alejo dado que no creo en esa demagogia de campaña. .Pienso que esto es temerario e irresponsable y a su vez agudiza una sensación de los vecinos de incredulidad., por lo cual le incorporo mucha intensidad al encuentro. Me pasa con muchos vecinos que me dicen “Los políticos vienen ahora”

Desde el punto de negativo implica menos tiempo con mi familia. Tengo 2 hijos  (Un varón de 10 y una niña de 8 años respectivamente) y aunque en la semana me pierdo algunas de las cenas siempre logro llegar a la hora del cuento antes de dormir.

¿Cuáles detectas son las necesidades de los vecinos?

Hay una consideración común que el pueblo está mal. Hay una sensación de crítica muy fuerte y de ausencia del liderazgo por parte del actual gobierno. Eso es casi una forma de hilvanar el conjunto de la ciudad, eso se percibe y se dice muy fuerte. Volver a ser te dicen.

¿Cuál es la San Martín que soñás y cuál es la que crees posible?

La pregunta contiene una ecuación entre lo que se dice y lo que se puede hacer. Cuando una baja el techo porque no tengo ni el atrevimiento ni cinismo para mentir y sube el piso porque conoce su capacidad de gestión y de trabajo, la verdad es que la imagen de ciudad con la construcción de la misma está casi en el mismo lugar.  Visualizo a San Martín por la vía de la participación profunda,  efectiva.

Entonces hay que apoyar a los sectores de nuestra comunidad: las cámaras comerciales, los colegios profesionales, las organizaciones sociales y comunitarias. La ciudad tiene que abrir las puertas en serio, a esa participación y fundamentalmente a que la planificación de las políticas publica sea con esos sectores de la sociedad. Nosotros tenemos que superar este momento, porque si no podemos caer en la desintegración social, que es cuando nos desconocemos dejando de pertenecer a la misma ciudad y la violencia pasa a ser un dato de la convivencia.

Esto último ¿Cómo crees que se logra?

Regenerando el vínculo, a partir de la confianza de tener un lugar y contar con la capacidad de resolución del gobierno y esto insisto tiene que ver con la participación. Cuando San Martín pone un boleto casi a 30 pesos y viene una vecina con sus hijos a la sesión del Deliberante a decirles a los concejales que  votaron el aumento”Me estás dejando afuera”: yo no me refiero sólo al boleto sino a la convicción que adquirió esa señora de que te pegan una patada y estas fuera de la ciudad.  

O San Martín contiene y estas todos adentro con  roles y responsabilidades o nos empezamos a desconocer. Las ciudades que se estiran entre la diferencia del que teniendo mucho tiene más y los muchos que teniendo nada están cada vez mas afuera son ciudades que no son vivibles. Debemos recuperar la integración urbana, social y educativa.

¿Considerás que existe una fractura entre los que más y los que menos tienen?

Eso se empieza a notar, no sólo la percepción  sino en la expresión. Lo que tenemos que abordar es el conflicto y este se resuelve sumando e integrando. Ahora para eso tiene que haber un gobierno que esté dispuesto a que la ciudad sea toda.

Y en este sentido ¿Qué crees que es prioritario?

Terminar con los servicios, llegar fuerte con el pavimento urbano y fortalecer tanto la infraestructura educativa como los niveles de descentralización. Cuando el mercado desarrolla lo que tenemos es gordura y crecimiento. Cuando el Estado interviene tenemos desarrollo. Dejar librado el crecimiento de la ciudad a las condiciones del mercado es chocar en la esquina. Necesitamos desarrollarnos, no tan solo crecer.

¿Cómo se logra ese desarrollo?

Para conseguirlo con el nivel de solvencia derecho y equilibrio que requiere necesitamos también de los gobiernos tanto nacional como provincial. Cuando el vecino te dice que pago una boleta de gas de 8mil pesos no hay economía que aguante. Eso tiene que ver con políticas nacionales. Cuando el boleto de colectivo se fue casi a 30m pesos es producto del corte de subsidios. Esto tiende a profundizarse. El gobierno provincial resolvió un tema importante para la Patagonia con, el gasoducto NorAndino es importante: volver a tener factibilidad de gas. Ahora si el estado provincial no logra contar con recursos para redes y nexos de servicios, al vecino le resulta imposible que el gas llegue hasta su casa. No puede ser que le demos 54% del gas a la Argentina y los neuquinos no tengamos gas.

En cuanto a la gestión de Rebolledo ¿Qué políticas consideras necesario darle continuidad?

Estoy convencido de que hay películas que continuarlas, no empieza ni cuando una llega ni cuando uno se va. Uno tiene que tener la humildad y la ambición para impulsar políticas de estado que superen los momentos de gobierno. Nosotros no podemos pegar un volantazo cada cuatro años. La verdad que con el gobierno de Brunilda me cuesta porque no se inauguró ni un sólo plan de viviendas, con lo cual cuesta el rescate. Considero que cierto de descentralización de la capacidad operativa municipal -sobre todo en el primer año de gobierno- desarrollada en las Delegaciones fue algo muy positivo,  El actual involucramiento de Vialidad Provincial con el pavimento urbano y el asfalto de los callejones hay que continuarlo. Hay que reimpulsar políticas que nos permitan recuperar equilibrio social, sobre la base de un financiamiento que debe llegar a la ciudad: La ley de coparticipación en la provincia de Neuquén se basa en la cantidad de  habitantes. San Martín según el último censo cuenta con 30 mil habitantes, hoy somos casi 40 mil y recibimos coparticipación por 16 mil desde hace 20 años. Con lo cual nos castigan como ciudad por crecer. Necesitamos un gobierno que no negocie partidariamente el dinero de los sanmartinenses.

¿Cuál fue el disparador que marco tu iniciación en la política?

Soy de la generación que nació a la madurez en la pre adolescencia con la salida de la dictadura. Fue esa explosión de libertad y democracia. El entusiasmo se respiraba por todos lados. Empecé a militar en barrios, en asentamientos y en el colegio secundario. No podría marcar un hecho aunque sí puedo decir que extraño a ese pibe porque estaba convencido que resolvíamos , ese hervir la sangre que te moviliza a hacer política, que tiene que ver con no tolerar la injusticia y, la desigualdad.

¿Con que se encontró ese pibe en el camino?

Con dificultades, con la fuerza de los problemas.

¿Y qué deseaba?

La justicia.

¿Simbolizada en qué?

En la igualdad. Es muy fácil darse cuenta de lo que está mal cuando caminas los barrios. El día que dejas de sentir eso- en mi opinión-es remediable dejar de hacer política, porque te pides llegar a volver muy perverso.

¿Pensaste en estar tan cerca de ocupar un lugar tan importante?

Desde el punto de vista de la planificación, no. La verdad que me sorprende.

¿Cuál es tu compromiso con el vecino en cuanto a la acción?

Todo, no hay resto. Es todo.

¿Cómo te ves en el rol ejecutivo?

Estuve a cargo del Parque Nacional Lanín y de todos los parques en 2004 y durante tres años. Fui secretario de vivienda durante 4 años y ahora soy concejal. Lo que más me costó es lo último. Te salís de la vaina por agarrar del cogote a los problemas. Juntar la fuerza y organizarla para resolver. Volver a un rol ejecutivo es un lugar que me hace sentir mucho más cómodo.

¿Cómo evalúas la campaña?

Fue limpia, no nos agredimos. Creo que en esto la política cada tanto te da un  una aprendizaje. Cuando escuchas a los vecinos y ellos te remarcan “Pónganse de acuerdo y tiren para adelante” como clase política sólo nos resta acusar recibo.

Entre los demás candidatos ¿Con quién te sentís más cerca?

El desafío es con todos. Tenemos que ser capaces de estar todos en una misma mesa aportando ideas, no tengo dudas y tengo voluntad política de poder conversar con todos.

¿Qué evaluación hacés de la gestión de Macri?

Tenemos una argentina urgente. Debemos recuperar un proyecto de país. La capacidad d retrocesos en estos años, la capacidad de endeudarnos, de tener cero deuda a tener una deuda a 100 años para nietos y bisnietos, exige grandeza política, Los que creemos que endeudar y empobrecer al pueblo no es el camino de felicidad y realización de Argentina debemos exigir es máxima generosidad y capacidad de unidad.

¿Qué te sucede con la exposición pública?

Es super fuerte, es muy difícil que no  se te suba a la cabeza. Hay que tener muy claro para que hacés política y lo que duele. Para entender y no sentirte un iluminado, asumiéndote mortal siendo más humilde que nunca.

¿Te pasa de ser políticamente incorrecto?

Si. Y lo digo. Soy bastante incorrecto. Parte estoy convencido que en la escala de pueblo que tenemos nos conocemos todos.

¿Cómo te ves el primer día en caso de ser electo?

Tomando decisiones

Día 1 como intendente ¿Qué harías?

Abro las puertas del municipio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Follow by Email
Facebook
Facebook
Twitter