“Se necesita más infraestructura accesible”

En el Día Internacional de las Personas con Discapacidad, Lucas Zamora, miembro de AFASMA, dio su visión respecto a la accesibilidad e inclusión.

AFASMA (Actividad Física Adaptada en San Martín de los Andes) arrancó el año pasado y crece día a día. Hoy brinda diferentes actividades para personas con discapacidad, entre ellas Rollers, Gimnasia Deportiva, Tenis de Mesa, Básquet Adaptado, Teakwondo y Porcelana Fria.

Siempre atentos a las inquietudes de los chicos y sus padres buscan transformar esa necesidad o dificultad en presencia, haciéndola visible.

Sabido son los inconvenientes en cuanto a las barreras arquitectónicas que impiden el traslado, o bien  la falta de rampas y espacios adecuados para la práctica deportiva.

Desde AFASMA, trabajan para superar esos obstáculos con el compromiso de transformar la realidad.

El Sur también existe dialogó con Lucas  Zamora, uno de sus integrantes.

¿Cómo evalúas el panorama en nuestra ciudad en cuanto a la accesibilidad?

Creo que en San Martin hay muy pocos espacios accesibles y entiendo que es por la falta de personas que den respuesta a esto. Los adultos con discapacidad tienen una necesidad concreta en cuanto a lo recreativo, deportivo, socio-afectivo pero como hasta el momento no había nadie que se encargue de eso, nadie podía elevar este reclamo.  Hoy nuestra ciudad tiene un montón de lugares, llámese gimnasios, escuelas, que son inaccesibles: quizás están las rampas, la idea está, pero en la práctica son muchas las cosas que hay que hacer para que los lugares sean más accesibles, desde un baño, hasta un lugar para que la silla esté ahí y la persona pueda quedarse. San Martín de los Andes – en este sentido-  necesita más infraestructura accesible y considero que una de las maneras para generarla es a partir de esta iniciativa, por eso la creamos.

Nosotros ahora tenemos más de 25 chicos a cargo y tenemos un espacio de estimulación que se viene desarrollando. Vamos a tratar que se mejore la accesibilidad de los lugares no sólo para las personas que vienen sino para los que ya están acá. Son muy pocos los lugares que están, en la práctica habilitados para recibir personas en sillas de ruedas o con bastones canadienses, o personas que puedan caminar con dificultad motora, son muy poco los lugares.  Nosotros seguimos trabajando y no nos quedamos en eso. La problemática de la accesibilidad propiamente dicha tratamos de sortearla porque entendemos que –en algún momento-  va a haber un cambio y los lugares serán más accesibles porque es una necesidad

¿Cuáles crees que son las necesidades más importantes para atender?

Nosotros entendemos que la demanda más importante a cubrir para estas personas es lo vinculado al trabajo que es la gran preocupación no sólo nuestra sino de los papás. Personalmente creo que en San Martin hay muy pocos espacios accesibles, en relación con esto. Después de su vida escolar estas personas quedan imposibilitadas de un montón de cosas, entre ellas lo más esencial para la vida que es la autonomía y dentro de ella algo que enmarca mucho a todas las personas que es el trabajo. Porque todos sabemos que el espacio laboral te ordena y acá en nuestra ciudad esto no está preparado, no hay espacios para ellos. Algunos se las rebuscan, pero al no estar nucleados es un problema que no tiene una solución organizada.  Muchas veces tienen trabajos no acordes a su discapacidad o están en ambientes complicados.

Entendemos que estas personas deberían tener un programa de trabajo acorde a sus necesidades. Esa es la mayor brecha a cubrir y detrás de ella vienen un montón de cosas: ámbitos sociales como el que desarrollamos nosotros y espacios de atención médica, si bien el hospital es un lugar abierto que atiende a todas las personas, las personas con discapacidad al ir a un centro médico requieren – a veces- tratamientos particulares. Nosotros podemos pedir un turno y en 20 días nos pueden dar otro y la persona con discapacidad no, porque requieren atención inmediata y para esto se necesitaría un Programa de Atención especializado en donde el Sistema Público de Salud les dé prioridad. Otra dificultad se da cuando entran en edad adulta y sus padres siguen el ciclo de la vida, los dejan y quedan al cuidado de la primera persona que aparece y a veces de nadie. Todo se pueden encausar desde lo laboral, el Estado debe dar respuesta a las necesidades, pero teniendo la base laboral resuelta todo lo otro, se encadena solo.

¿Qué los impulsa?

Esto lo planteamos desde el corazón desde lo que nos gusta y amamos y desde nuestra profesión, la actividad física. Estamos completamente ligados y entendemos que somos una puerta más para su autonomía. Las familias se comunicaron con nosotros: los padres autoconvocados están preocupados por esto. Ellos crearon una asociación, PISMA -cuyo propósito es que los chicos puedan lograr su autonomía  a lo largo de la vida.  Para alcanzar esto, la Asociación tiene grandes objetivos relacionados con vivienda, trabajo, salud, rehabilitación y nosotros entramos como un área de trabajo más, con la esperanza y las fuerzas para que un futuro no muy lejano podamos comenzar a resolver los problemas vinculados con la autonomía de ellos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *