Nuevo aumento de luz a partir de agosto

El ministro Iguacel le había asegurado a Luis Majul en América TV que la primera suba iba a ser en septiembre, pero será a partir del primero de agosto.

El ministro de Energía, Javier Iguacel, anunciará en las próximas horas un nuevo aumento en las tarifas de electricidad de Edesur y Edenor, que iría del 25 al 30 por ciento para Ciudad y Gran Buenos Aires.

Este martes por la tarde tiene previsto un encuentro privado con periodistas para dar detalles y luego –sería mañana- podría ofrecer una conferencia de prensa, ya con la resolución publicada en el Boletín Oficial.

El funcionario había afirmado en una entrevista que le dio a Luis Majul en América TV que el incremento en luz y gas se aplicaría a partir de septiembre-octubre, pero las exigencias de ajuste fiscal que impuso el Fondo Monetario Internacional llevaron a adelantar su aplicación a agosto, sin que medie audiencia pública.

Es el segundo incremento en lo que va del año, pues la luz ya había aumentado otro 30 por ciento en febrero.

En lo que va del año, el dólar subió de 19 a 28 pesos y el costo de generar energía se disparó hasta unos 2800 pesos por Mwh porque el gobierno dolarizó a comienzos de 2017 los montos que perciben los generadores por la energía eléctrica, ya sea térmica, hidroeléctrica o de otras fuentes.

De este modo, cuánto más sube el dólar más pesos cuesta generar energía.

Pese a ello, los precios mayoristas continuaron sin variantes desde la última actualización aplicada el 1 de febrero, pues la disposición 44 que fijó los nuevos precios estacionales en mayo mantuvo esos valores sin cambios. La diferencia entre esos 1000 pesos por Mwh promedio que pagan los consumidores y los 2800 pesos por Mwh es lo que el Estado cubre con subsidios, los cuales se incrementaron sustancialmente este invierno.

La intención del gobierno es recortar parte de esos subsidios para cumplir con las exigencias del FMI. Por eso se espera un ajuste en las tarifas que pagan los usuarios que sirva para cubrir una porción mayor del costo de la energía mayorista.

Además del ajuste en el costo de la energía, también está pendiente una recomposición del ingreso que perciben transportistas y distribuidores, pues los contratos contemplan una indexación, basada fundamentalmente en el Índice de Precios Internos al por Mayor (IPIM), que en el primer semestre, por ejemplo, trepó 30,3 por ciento.

La decisión política sería que la combinación de la recomposición del precio de la energía, más la actualización por inflación del componente de transporte y distribución no arroje un aumento superior al 30 por ciento.

Al menos eso es lo que anticipó Iguacel, aunque habrá que ver los cuadros tarifarios para ver si la promesa se cumple.

 

error

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Follow by Email
Facebook
Facebook
Twitter