Los argentinos tomamos mucho mate pero en Siria no se quedan atrás

Hoy se celebra el Día Nacional del Mate. En nuestro país se consumen más de 6 kilos de yerba per capita por año. Mientras que los embarques a Siria representan el 74% de las exportaciones nacionales.

Dulce o amargo, lavado, cocido, fuerte, con café o cascara de limón, frío tipo tereré, de pomelo, con jugo de naranja, o bien cebados con te o leche, son solo algunas de las tantas variantes que convierten esta infusión en una opción para todos los gustos y paladares. Es que el mate fiel ladero que se sienta a la mesa para acompañarnos en nuestra labor o a la hora de desayunar o merendar sigue siendo la infusión más elegida por los argentinos.

Como todos los 30 de noviembre, hoy sábado se celebra el Día Nacional del Mate en homenaje al natalicio de Andrés Guacurarí, militar y caudillo de origen guaraní que defendió el territorio de Misiones y Corrientes, (cuna de la actividad yerbatera), de las invasiones portuguesas.

En nuestro país se consumen alrededor de 256 millones de kilos de yerba mate, lo que implica un consumo anual per cápita de unos 6,4 kilos. Este producto está presente en más del 90% de los hogares. Las provincias productoras y que cultivan la hoja son Misiones y nordeste de Corrientes.

Ahora bien, en que otros partes del planeta se toma mate. Obviamente cruzando el charco en Uruguay son grandes productores y consumidores, pero también en países como Paraguay, Chile y Brasil, especialmente en las poblaciones limítrofes los hay buenos cebadores.

Según datos del Instituto Nacional de la Yerba Mate (INYM) , Argentina es el principal productor del mundo. Durante 2018 se elaboraron cerca de 262 millones de kg que luego fueron comercializadas por supermercados y mayoristas de toda el territorio.

De ese total 43 millones  fueron exportados a otras naciones. El 74% con destino a Siria, que adquirió unos 33 millones de Kilos. Luego le siguen Chile y el Líbano, a uno y otro lado del planesferio. En el caso de nuestros vecinos trasandinos se convirtieron en el segundo mercado más importante con 4,4 millones de kilos exportados durante el año pasado.

También aparecen otros importadores como lo son Estados Unidos, España y Francia. En estos casos vale aclarar que más que una costumbre originaria tiene que ver con compatriotas que migraron y mantienen el habitó.

Diferente de lo que ocurre en Siria donde el amor por la yerba mate se explica a partir de la llegada de sirios a nuestro país, entre 1850 y 1860. Al conocer las bondades de lo que es también una costumbre nacional la llevaron a su país de origen adoptándola de tal forma que muchos en las regiones cercanas piensan que el mate es una tradición de Medio Oriente.

error

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Follow by Email
Facebook
Facebook
Twitter