«Las Leliq son infinitamente más peligrosas que las Lebac»

El economista Guillermo Nielsen alertó sobre el peligro del nuevo programa económico y financiero del gobierno nacional.

Consultado sobre “las causas profundas” del fracaso económico de la presidencia de Mauricio Macri, para el economista Guillermo Nielsen “ante todo, lamentablemente, el gobierno no tomó desde el comienzo con seriedad los temas económicos, esa balcanización del Ministerio de Economía, no escuchar alternativas, no recibir a nadie, todo eso nos trae hasta el día de hoy”.

«Lo que tenemos ahora es la manifestación de la explosión de las Lebac, como consecuencia de no haberlas desactivado. Sobre todo, por las reverberancias que tiene sobre los precios. Y ahora pusieron en marcha bonos que son hijos de las Lebac, como los Leliq, infinitamente más peligrosos, porque tenemos vencimientos semanalmente y diariamente«, advirtió el ex secretario de Finanzas, en diálogo con Radio Continental.

«Sería bueno que el Gobierno piense seriamente en desactivar las Leliq y los otos bonitos, porque la Argentina no puede ser un laboratorio de pruebas de políticas monetarias. Tenemos que vivir tranquilos, no con la angustia permanente de ver si se renuevan o no», agregó Nielsen, quien sugirió “matarlas” para que la amenaza que representan no terminen afectando el programa económico y financiero del Gobierno nacional, tal como sucedió con las Lebac.

«Hay que matar a las Leliq como había que haberlo hecho tempranamente con las Lebac y no se hizo. No vaya a ser cosa de dejarlas crecer y en unos meses tenemos otro cimbronazo monetario, con datos inflacionarios que no satisfacen a nadie «, sostuvo el ex secretario de Finanzas.

Nielsen afirmó que “la balcanización del ministerio de Economía” hace que “se pierde el tiempo, se llame a equívocos. Y la experiencia argentina ha sido nefasta en cuanto a eso: Yo les recuerdo a todos una conferencia de prensa del 28 de diciembre pasado, el Día de los Inocentes, donde el jefe de Gabinete, Marcos Peña, le dijo públicamente al Banco Central lo que tenía que hacer, y el presidente del Banco Central en vez de renunciar, que es lo que hubiese correspondido, entró en una confusión creyendo que era concejal en un pueblito de la provincia de Buenos Aires y se quedó a tratar de hacer algo que profesionalmente no debió haber hecho nunca”.

“Acá es necesario que dentro del gobierno se trabaje con confianza, esta es la clave”, añadió Nielsen, quien para explicar este punto ilustró con la situación con que le tocó vivir a él como funcionario: «Duhalde no conocía tanto a Lavagna y, sin embargo, nos dejó trabajar a él y a mí, nos tenía confianza, no lo llamaba a otros economistas a ver qué pensaban de esto y de aquello. Acá le piden a un ministro que pinche al otro, a Dante Sica se le pide que lo exija a Dujovne, a Dujovne lo iban a echar todo el fin de semana y al otro día se tomó un avión para negociar con el Fondo. Son cuestiones de buen gerenciamiento que no tenemos”.

error

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Follow by Email
Facebook
Facebook
Twitter