«La plata se está yendo a los sectores financiero y energético»

El economista Axel Kicillof planteó que el actual “es un modelo de desindustrialización y redistribución del ingreso tipo Robin Hood al revés”.

El ex ministro de Economía de la Nación, Axel Kicillof, analizó la actual situación económica que aqueja a la mayoría de los argentinos. En diálogo con Radio 10, volvió a rechazar la orientación de la política económica escogida por Mauricio Macri desde su asunción, en tanto que negó que la gestión de Cambiemos esté controlando el gasto y por el contrario consideró que “se está favoreciendo a sectores amigos, como el financiero y el energético”. Además responsabilizó al Gobierno “por todos los males que hoy aquejan a la industria nacional”.

No hay austeridad, la plata se está yendo al sector financiero, a los sectores concentrados que cobran los tarifazos que salen del bolsillo de la gente y si no salen de las escuelas que no hay, de los salarios docentes que pulverizan. Es un modelo de desindustrialización y redistribución del ingreso tipo Robin Hood al revés, les sacan a los que más necesitan para darle a los que ya tienen todo”, reclamó.

Por otra parte, resaltó “la virtual catástrofe que vive por estos días la producción industrial” tras conocerse los números de actividad de la capacidad instalada, que se ubica cerca de los peores momentos de la crisis del 2001.

“El Gobierno trata de distraer y confundir las causas de lo que está pasando, porque lo que pasa con la industria textil, el plástico, la metalmecánica y la automotriz, todo es 100 por ciento  culpa de ellos”, puntualizó.

Agregó que los sectores productivos nacionales son “mercado internistas, a los que les han abierto importaciones de manera indiscriminada, les han subido la tasa de interés para el capital de trabajo y les han puesto un tarifazo dolarizando la energía y los costos”.

Luego sentenció: “El que pierde de vista que el programa de Macri tiene como objetivo fundir a la industria, está mirando otro canal”.

Más adelante, Kicillof apuntó contra el crecimiento de las Leliqs, y el aumento de las tasas de interés ofrecida por el Estado a los bancos, que trepó hasta el 65 por ciento o 70 por ciento.

“No son capaces de enfrentar al sector financiero, como no son capaces de enfrentar al sector petrolero. No regulan, ni controlan ni disciplinan al sector financiero, porque el sector financiero a este Gobierno lo tiene de hijo”, concluyó.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *