La canasta básica alimentaria aumentó 8,5% en septiembre

Con estos números del INDEC, la inflación de los alimentos para no ser indigente superó por más de dos puntos a la inflación general.

El INDEC afirmó que en septiembre la inflación de los alimentos necesarios para no ser indigente aumentó un 8,5 por ciento, lo cual significa dos puntos arriba de la suba general de precios, que el organismo estimó en 6,5 por ciento.

En tanto que la canasta básica total, que incluye el componente de los servicios esenciales, subió un 8,1 por ciento.

En materia interanual, mientras que en los últimos 12 meses los precios en general subieron un 40.5 por ciento, en el caso de la canasta para no ser indigente la escalada fue de un 43,1 por ciento y en el de la necesaria para no ser pobre el aumento fue de un 46 por ciento.

El relevamiento del INDEC sobre la base de la Encuesta Permanente de Hogares urbanos determinó que en el último mes una familia tipo necesitó reunir ingresos por $9.059,51 para no ser calificado de indigente, es decir para comer lo mínimo necesario, y $22.558,17 para no caer debajo del umbral de pobreza.

Por el contrario, el Salario Mínimo Vital y Móvil que se acordó en la última reunión del Consejo del Salario subió en septiembre 7 por ciento a $10.700, lo que significa entre 1,1 por ciento y 1,5 por ciento por debajo del aumento de las Canastas Básica Alimentaria (CBA) y la Canasta Básica Total (CBT), y se mantendrá en ese nivel hasta diciembre, cuando se incrementará 5,6 por ciento, a $11.300.

De ahí surge que la CBT para una familia tipo de 2 adultos y 2 menores requiere del ingreso de 2,1 Salario Mínimo Vital y Móvil, un 21 por ciento más que un año antes, cuando absorbía 1,74 veces ese ingreso de referencia que acumuló en los pasados 12 meses un ajuste de 20,8 por ciento, casi la mitad que la tasa de inflación.

 

error

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Follow by Email
Facebook
Facebook
Twitter