“La buena cerveza tiene que tener mucho lúpulo y del mejor”

En el Día Internacional de la Cerveza entrevistamos a Fredy Nuske, responsable del emprendimiento cervecero que lleva su nombre.

La cerveza como el mate comulgan con la idiosincrasia argenta, aquella que pregona la amistad y el encuentro. Siempre hay una buena excusa más allá del clima para sentarse en un bar o rendirse al ritual futbolero del tercer tiempo después del picado en donde la rubia y la negra se convierten en las más codiciadas de la noche.

De acuerdo a un informe elaborado por Cerveceros Argentinos, nuestro país ocupa el puesto 72 de consumidores de cerveza con 43 litros per cápita y la más elegida es la rubia o “lager”, dicho ranking es encabezado por República Checa, Alemania y Austria, que se rinden a los pies de la tradicional infusión.

Lo cierto es que esta popular bebida nació en Santa Cruz, California, cuando un grupo de amigos estadounidenses decidieron celebrar su existencia homenajeándola con una fecha, así fue que el 3 de agosto de cada año se celebra el Día Internacional de la Cerveza.

La Patagonia es una tierra prometida para el cultivo del lúpulo, de allí se desprende la proliferación y experimentación de cerveceros artesanales que innovan generando nuevas variedades y sabores para paladares excelsos.

El Sur también existe entrevisto a Fredy Nuske, responsable del emprendimiento que lleva su nombre, y que desde hace dos años se dedica a su elaboración desde un pueblo pequeño e indómito llamado Villa Lago Meliquina, distantea 40 kilómetros de San Martín de los Andes.

Desde ese pequeño poblado de no más de 500 habitantes creo una marca que va camino a convertirse en sello. Para conocer los secretos de su fabricación, visitamos el lugar de elaboración

Paladar cervecero

“El que tiene paladar cervecero te pide cerveza que tienen mucha graduación alcohólica o son amargas y tienen mucho lúpulo o cervezas de trigo”.

“La buena cerveza tiene que tener mucho lúpulo y del mejor y después hay muchísimos factores que determinan si una cerveza es buena o mala. La calidad no tiene que ver con parámetros de premiación sino con que no esté contaminada”.

Proceso de elaboración

“El equipo consta de tres ollas, en una mantenemos agua caliente, después tenemos otra que es el macerador y una tercera para hervir. Todo comienza en el macerador donde se hace una infusión con agua a una temperatura determinada donde se le agrega el grano molido, de ahí se extrae el azúcar que tiene ese grano y obtenemos un mosto que lo trasvasamos a la olla de hervido y en la olla de agua caliente vamos lavando ese grano hasta obtener el mejor rendimiento posible. Una vez que lo tenemos se lleva a la olla de hervido durante una hora y media  y se agregan lúpulos dependiendo del estilo de cerveza”.

“Luego se enfría rápidamente y se trasvasa a un fermentador, ahí agregamos levadura –que hay muchas clases- que es la que transforma ese mosto en cerveza. Se come el azúcar que extraemos formando el alcohol y liberando Co2. Una vez que se terminó el azúcar la cerveza lleva un proceso de maduración para finalmente envasar en barriles o botellas”.

“La graduación alcohólica depende de la cantidad de azúcar que tiene ese mosto, obviamente el trabajo pesado lo hace la levadura”

Temperatura

“La mejor temperatura es la que a vos más te guste. Por supuesto las cervezas livianas más refrescantes que son de veranos siempre se pueden enfriar un poco más. Para aquellas que están maduradas en roble o con altas graduaciones alcohólicas se aprecian los sabores mucho más cuando la temperatura sube un poco. Pero siempre estamos hablando de entre 12 o 14 grados como máximo”.

Espuma

“Es difícil de saber y controlar como va a quedar la cerveza que fabricamos. Nosotros intentamos que tenga buena espuma, por supuesto la presión de la carbonatación va a ayudar pero lo más importante es que esa espuma dure en la cabeza del vaso. Y para eso hay algunos trucos que usamos los cerveceros: uno de ellos es el agregado de avena la cual tiene mucha proteína lo que favorece a esa generación de espuma. Las cervezas de trigo también gozan de ese privilegio porque tienen mucha proteína. De todas formas, eso es muy difícil de controlar a nivel artesanal”.

Insumos

“Acá usamos cebada que vienen malteadas ya de fábrica, hay muchos tipos de maltas –más o menos tostadas, casi quemadas negras o base- y lúpulos cuya oferta es muy amplia”.

“Donde más plantaciones de lúpulo hay es en El Bolsón. Yo acá tengo mi pequeña plantación, y después hay otros que son importados”.

Reina de la cerveza

“La cerveza que más se consume es la Scotish que es una cerveza roja, que tiene poco lúpulo y amargor, es muy suave y tomable.

Cultura cervecera nacional

“Se está abriendo, estamos en una etapa de crecimiento muy amplio, hay gente que está transmitiendo su conocimiento a los demás y hoy se valora mucho la cerveza. Hay un mundo de cerveceros que está creciendo”.

error

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Follow by Email
Facebook
Facebook
Twitter