Estudio de la UBA revela riesgo de tsunami en Traful

Geólogos de la Facultad de Ciencias Exactas y Naturales consideran que de continuar sumergiéndose el bosque podría derrumbarse originando el fenómeno.

Debajo del Lago Traful se encuentra el bosque sumergido, uno de los paseos turísticos habituales que se ofrecen en la villa neuquina. En las profundidades del espejo yace un bloque de montaña que mide tres kilómetros de ancho y diez de largo que comenzó a sumergirse hace unos ochenta años.

Investigadores de la UBA, desde hace casi una década llevan adelante un monitoreo de la zona. Luego de los estudios realizados llegaron a una conclusión: la posibilidad de un tsunami si ese macizo se derrumbará en lo profundo. El efecto del fenómeno sería devastador y hasta incluso -esgrimen- las olas podría llegar a los cien metros de altura.

Según los cálculos realizados por geólogos de la Facultad de Ciencias Exactas y Naturales de la UBA, el bloque de roca se desplaza unos 36 centímetros anuales, un movimiento muy rápido que da cuenta de la magnitud del proceso.

“En años recientes, los pobladores de Traful observaron cambios en el frente del bosque sumergido, como ciertos desplazamientos de roca hacia el lago», relata Federico Carballo, becario doctoral en Exactas UBA y agregó «en 22 años los arboles se hundieron ocho metros»

Por su parte Andrés Folguera, investigador en el Departamento de Ciencias Geológicas de Exactas UBA, destaca: “Si se desmorona, se podría generar un tsunami, y los tsunamis en lagos pueden generar olas de decenas de metros de altura”.

La investigación da cuenta que Traful se ubica en un valle de fractura que separa dos áreas con diferente altura: la parte sur es un poco más baja que la norte. En esa fractura se introdujo el glaciar, y el lago, heredero del glaciar, se encuentra justo en el lugar donde la cordillera se está desplomando parcialmente.

Las conclusiones del estudio advierten que de producirse un potencial tsunami «este llegaría a la costa sur del lago y arrasaría la población».

Por eso advierten sobre la importancia de tomar medidas preventivas. Entre ellas que la población puede expandirse hasta los 500 metros de altura sobre las laderas de las montañas.

Cabe destacar que la región coincide con el área de dos grandes terremotos producidos en los Andes, el de Valdivia, en 1960, y el del Maule, en 2010.

error

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Follow by Email
Facebook
Facebook
Twitter