El futuro ya llegó: Los robots en pocos años se adueñarán de la mitad de los empleos

Un estudio elaborado por el Foro Económico Mundial indica que hacia 2025 las máquinas reemplazarán el 52% de los trabajos hechos por el hombre.

La revolución tecnológica llegó. La fantasía del robot reemplazando al hombre va a camino a hacerse realidad. Como en las películas de ciencia ficción aquello que parecía distante promete ser en pocos años una verdad que pondrá al hombre ante el nuevo desafío –como después de la revolución industrial- de reinventarse.

Un estudio titulado “El Foro del Trabajo 2018” elaborado por el Foro Económico Mundial puso en detalle lo que se avecina hacia 2025, a solo siete años de que llegue ese momento. Ni más ni menos que el avance de los robots en el marcado laboral ocupando el lugar de los seres humanos.

El trabajo fue realizado en base a entrevistas a ejecutivos y directores de recursos humanos de 20 países de las diferentes áreas de producción

Arroja números que generan preocupación ante este cambio de paradigma que como siempre llegará antes a los países desarrollados para luego expandirse a todo el planeta.

Se calcula se perderían 75 millones de empleos de aquí hacia 2022. Actualmente, los robots llevan a cabo el 29 % del total de tareas. Ya en 2025 la robótica realizará más de la mitad de los trabajos que hace el hombre, número se estima ira in crescendo.

No obstante, el nuevo mercado creará a futuro 133 millones de empleos, en tanto se espera que en los próximos cinco años ese número alcance los 58 millones.

Sin embargo, el conocimiento para formar parte de los procesos de producción de las futuras máquinas requiere un esfuerzo en cuanto a la formación y adaptación.

Es por eso que Analista de datos, desarrolladores de software, especialistas en comercio electrónico y redes sociales, serán los profesionales más requeridos.

Otros números del estudio indican que el 84 % de las empresas estadounidenses con operaciones en Reino Unidos consultadas dijeron que piensan automatizar parte de su trabajo en el próximo lustro. La mitad de ellas dijo que despediría a los empleados que carezcan de las capacidades necesarias para realizar el trabajo.

En una de las conclusiones, refieren además a la importancia de los Estados para propiciar las condiciones de inserción como así también generar redes de contención social para quienes queden afuera del sistema.

No obstante, hay espacios que la tecnología no podrá suplir, aquellos que ponen en juego la emocionalidad, característica inmanente a nuestra especie.

Ellos son las actividades que realizan los maestros, deportistas, políticos, artistas, jueces y profesionales de la salud. Allí parece por ahora el hombre estar a a salvo de su propia creación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Follow by Email
Facebook
Facebook
Twitter