El amor como producto premium

Hoy se celebra San Valentín. Nosotros preferimos festejar el Día del Amor en todas sus acepciones.

Por Daniel Bornetto/El Sur también existe

El capital y su ferviente deseo de convertirnos en mercancía hizo del amor una palabra y no un sentimiento. Lo convirtió en producto premium aun a sabiendas que la realidad no es una foto sino una construcción cotidiana de seres que se eligen mas allá de las circunstancias que les toque atravesar.

Pareciese que el amor está limitado únicamente al sentimiento desbordante, infinito, inacabable y romántico de pareja, que en su afán por mostrarse único termina confundiendo y generando escepticismo en aquellos que aun no han conocido sus mieles.

La venta de una utopía es la mejor receta del vacío existencial que necesita ser convertido en bien para saciar una angustia siempre dispuesta a mostrar su mejor sonrisa. El hedonismo más puro nos sitúa en las vitrinas exibiendonos como trofeos de conquistas ciegas a merced de un sistema que nos piensa y nos coincibe exitosos.

No hay espacio para elegir la soledad ni resquicio para no sentir «maripositas» en la panza. Todo está establecido y convenido, debe ser lo que la sociedad dicta con sus reglas y parámetros dejando a un lado la unicidad y provocando una fractura para quienes son fieles a su esencia, los mismos incomprendidos por el resto que serán segregados de la vida de a dos. Porque todo debe ser un par y no hay espacios para más.

Banalizar los sentimientos genera interrogantes complejos de develar. ¿Amor y profundidad o vacío existencial?. ¿Amar mirando a la tribuna o compartiéndolo en silencio?. ¿Amor es el de a dos o lo es hacia el otro? 

Una sola acepción pareciese tener está abstracción: amor de novios, de pareja o de matrimonio.Por eso deviene la angustia cuando no se es protagonistas y la película pasa delante de los ojos convirtiéndonos en espectadores pasivos. Por que todo está preparado para que seamos amados y felices y cuando esto no sucede el tiempo y las razones no alcanzan para comprender lo incomprensible del… ¿Porque a mi no?

¿El amor que será? vaya a saber uno. La belleza radica en su falta de definición. Los hay con sobrinos, amigos, padres, hermanos, familia, animales, plantas. Pero el marketing conspira en su contra a no ser que un rédito pueda obtenerse y convertirlo en una fecha trascendental para la vida humana. Por eso desde El Sur también existe hoy celebramos el «Día del Amor», sencillamente porque es más genuino e inclusivo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Follow by Email
Facebook
Facebook
Twitter