“Dejar sólo a un adolescente a expensas de lo que pueda llegar a leer y expuesto puede ser muy peligroso” Parte I

El fenómeno de la Ballena Azul y lo que representa ser adolescente hoy.

María Fernanda Arias  reside en San Carlos de Bariloche es licenciada en Psicología y especialista en temáticas de adolescencia. En esta entrevista con El Sur también existe parte de los acontecimientos vinculados con el violento juego que acaparó – durante estos últimos días- la atención de la opinión pública para invitarnos a reflexionar sobre las problemáticas que afectan a nuestra juventud: la comunicación, los vínculos, la incidencia de la tecnología y la redes sociales, el rol de la familia y las instituciones.

¿Por qué crees que un juego como la BALLENA AZUL puede captar la atención de la comunidad adolescente?

Me parece que es importante empezar a concientizarnos de que no se trata de un juego y que tal vez no pasa necesariamente por una decisión del adolescente, sino que se juegan algunas cuestiones psicológicas y por otra parte participar está asentado bajo el requisito de reunir determinado perfil psicológico como para que el adolescente -de alguna manera- se “enganche” en este desafío. Me parece interesante considerar que no se trata de un juego justamente porque creo que la palabra “juego” termina minimizando la importancia de este fenómeno que se está dando a nivel mundial – ya que está pasando en diferentes países de todo el mundo- con lo cual – evidentemente- habla de una situación social que se viene dando hace bastante tiempo pero que tal vez con estos casos se empiece a visibilizar por lo cual es importante tomar conciencia.

¿Qué puede motivar que un adolescente decida participar de una iniciativa como esta?

Decidir participar –como decís- me parece un poco engañoso porque tal vez no hay una decisión consciente desde el “querer participar” de este tipo desafío sino que hay diferentes formas de engancharse con esto  que bien podrían llegar por el lado de la amenaza  -como hemos visto en algunos casos- donde directamente al adolescente se lo insta a participar porque si no pueden llegar a generar algún tipo de delito que afecte a su familia o amigos, por lo cual ante esto el adolescente empieza a participar de estos 50 pasos.  Ahora distinto es cuando  la amenaza no está de por medio y el adolescente encuentra algún tipo de identificación con esto que propone el desafío de la ballena azul.

¿Cuál es el fundamento que da origen a la amenaza? ¿Y que motiva esa identificación que-según señalas- siente el adolescente?

Por un lado, la amenaza puede estar asociada a una idea de sumisión en el adolescente o también a cierta inmadurez pensando que es factible que esta amenaza pueda llevarse a cabo y que hay un riesgo real para su entorno.  El miedo lleva a la obediencia, pero me parece que la amenaza no es lo suficientemente determinante, está presente para que esto suceda, pero no es menor la incidencia de un mecanismo identificatorio que incide en el adolescente. Porque hay una imitación que hace que lo haga propio y ya no es una amenaza externa ni tampoco el obedecer sino es identificarse con lo que se propone.

¿Cuánto afecta a la comunidad adolescente la irrupción de propuestas de este tipo?

Es peligroso porque tiene que ver con el perfil psicológico del adolescente y esto va más allá del perfil típico de un adolescente que refleja cierta vulnerabilidad y cierta susceptibilidad de ser manipulado. La pérdida de ideales o déficit de los mismos es algo que ocurre con la adolescencia -en general- pero si a esto le sumamos cierto debilitamiento de los lazos sociales o algunos sentimientos de soledad considero que puede dar como resultado un combo explosivo que hace que el adolescente sea aún más susceptible todavía e ingresé a este tipo de desafíos. Pensemos que la adolescencia ya, de por sí- es una edad, una etapa muy complicada en lo que respecta a lo social y a los vínculos, como para encima sumarle una mayor dificultad con el debilitamiento de los lazos sociales.

¿A qué te referís con el concepto “debilitamiento de lazos sociales”, cómo podés describirlo?

Me refiero a que más allá de la cuestión exogámica de las identificaciones que genera el adolescente con los grupos, con las amistades que va generando también hay una salida de la endogamia familiar, entonces puede ser que una cosa asociada a la otra dé lugar a un estado de mayor vulnerabilidad, a un mayor riesgo de caer en este tipo de desafíos. Pensaba –también-que estos mecanismos identificatorios (que se pueden llegar a abrir ante esta propuesta de juego) están muy asociados a lo que son los movimientos de segregación  que se dan en las sectas ( que -en algún punto- tienen alguna relación e incluso los podríamos llegar a homologar) en el sentido que en la secta o en cualquier grupo segregado, los diferentes quedan por fuera y únicamente buscan poder formar parte del grupo ligados –justamente- a lo que los ha dejado afuera de los otros grupos. Considero que puede llegar a ser un factor de riesgo y esto que mencionaba que se da en las sectas reflejado en el tema de los pasos a cumplir con las pruebas que hay que hacer para seguir formando parte, me parece se constituyen como un punto de conexión, de encuentro con este fenómeno tan particular que tiene que ver con la ballena azul.

¿Crees que este fenómeno pone en evidencia problemáticas en relación con la adolescencia que tal vez no están debidamente atendidas?

Este fenómeno (la Ballena Azul) –creo-deja en evidencia algo que se viene jugando hace rato en la sociedad que tal vez-ante todo esto- se va a empezar a visibilizar y que da cuenta de lo importante que es estar alertas y ver cómo se puede actuar desde lo familiar y desde las instituciones escolares para prevenir y que esto no sea algo sorpresivo, que nos haga ver que hace rato el adolescente nos venía pidiendo ayuda.

Asimismo, me parece importante darle entidad a la cuestión de la realidad virtual, que se viene jugando hace bastante tiempo sobre todo entre los adolescentes, en los que es fácil ver cierta dicotomía que se da entre la realidad virtual que ellos ilusoriamente vivencian día a día con las redes sociales (con toda la tecnología que está muy en boga) y por otro lado la realidad física que habla de otro tipo de experiencias que –tal vez–dejan estos ideales, estas ideas ilusorias que ellos toman de la realidad virtual -como por ejemplo las amistades en Facebook- la idea de cercanía, de comprensión y comunicación que –justamente- si ahondamos en el tema culminamos dándonos cuenta que en realidad -muchas veces- la tecnología termina aislando  e incomunicando. Entonces es entendible que ante esto las personas y especialmente los adolescentes que son tan vulnerables, en la medida que quedan por fuera de algo sientan mucha angustia y desorientación, por eso necesario que el adulto responsable tanto sea en la escuela como dentro de la familia pueda guiar, acompañar y contener para que no se sienta solo.

¿Qué evaluación hacés –a partir de la información que trascendió– del caso ocurrido en San Juan? NdR (Fue el primero que se registró en nuestro país, a principios de este mes)

Me pareció muy llamativo el caso del adolescente en San Juan porque según lo que reflejaron los medios que contó  la madre, el chico le había dicho frente a una preocupación de ella, que él nunca jugaría a este juego porque le parecía satánico.  Por un lado tenemos esta respuesta que es consciente,  bien manifiesta, frente a la preocupación de la madre y  por otro lado tenemos  lo que el  termina posteando en  Facebook  antes de cometer este acto (intento quitarse la vida)  y es “Siempre que intento hacer las cosas bien, las arruino”  escribió el joven. A partir de esto, pensaba en la diferencia abismal que hay  en una respuesta y la otra. Esto da cuenta de cierta conducta autoexigente,  de cierta intolerancia a la frustración, de una dificultad para asumir las responsabilidades de los errores y de cierta falta de conciencia sobre una realidad más humana de poder afrontar las equivocaciones y hacer algo al respecto. Esto de “intentar hacer las cosas bien” y cierta angustia ligada a no lograrlo da cuenta de la motivación como para intentar el acto suicida, nos da la pauta de un adolescente con características que -tal vez- no se observaron  en las conductas ni se detectaron en la escuela frente a-por ejemplo- bajas notas. La frase que comparte refleja  que –probablemente- este adolescente estaba demostrando esto que pensaba en actos y  finalmente lo termina poniendo en palabras.

Hablás de conductas que no se observaron y que no pudieron detectarse ¿Cómo pueden trabajar familias e instituciones ante estos escenarios?

Esto nos hace tomar conciencia de lo importante que es hacer seguimientos, hacer talleres en las escuelas y  generar comunicación en las casas para poder repreguntar  y así  llegar más a fondo a todo aquello que los adolescentes piensan,  para que puedan ser valorados en sus opiniones por mas diferentes que sean. Asimismo también intentar trabajar en el tema de la castración, como aquello que uno no puede hacer,  pero desde la condición humana,  del error implícito en todos nosotros. Es importante que esto se pueda hacer carne en los adolescentes que- por momentos-se creen superhéroes que no pueden ni deben equivocarse. Pienso  en la importancia del acompañamiento  adulto para aprender a aceptar estos errores y  asumir las responsabilidades  desde un lugar saludable y esperable, dejando en claro, que esto no acarrea la desilusión del adulto sino que este está para proteger y para prever situaciones de riesgo. Me parece que este tipo de control  es necesario. No habla de una represión, no habla de un control del sujeto en sí, sino de evitar aquello que podría llegar a ser dañino para que el adolescente se exponga.  Controlar desde un lugar de seguimiento, como prevención y ante algún alerta, me parece imprescindible, aunque -tal vez- esto como adultos nos puede llevar a otras épocas y tener el temor de caer extremos. Creo que se perdió esa idea del control desde un lugar saludable y dejar sólo a un adolescente a expensas de lo que pueda llegar a leer y muy expuesto puede ser muy peligroso.

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *