De ideales e ilusiones (Parte 1): El Sur también existe y su primera publicación

Agustín Comotto es dibujante y autor de “155” la biografía ilustrada de Simón Radowitzky, alojado a principios del Siglo XX en el entonces Presidio del Fin del Mundo de Ushuaia, donde hoy funciona el Museo.

El contacto inicial con El Sur también existe se da vía correo electrónico y la primera frase escrita por el autor es “No sabés la ilusión que me hace este correo, que desde el sur de Argentina despierte interés 155 y la historia de Simón Radowitzky, me reconforta”

Agustín Comotto nació en Argentina, reside en Barcelona  y dibuja casi  desde “que tiene recuerdo” tal como describe en su web oficial.

Un día después, en un segundo contacto, entre nuestra tarde patagónica y su casi medianoche española tiene lugar la entrevista, una charla en la que Agustín Comotto, nos convierte en testigos privilegiados de ese universo que, dotado de color, se construye cuando convergen en pos de una búsqueda: la curiosidad, las ganas, la reflexión y fundamentalmente la empatía al momento de intentar comprender al otro.

¿Cuándo y de qué manera surge tu interés por la historia de Simón Radowitzky?

Mi interés por el personaje viene de muchos años atrás, siempre me fascinó su figura. Pasé bastante tiempo estudiándolo hasta que empecé a darle forma a la idea de hacer su biografía. Reivindicarlo de alguna manera sacarlo de ese aspecto mágico místico que siempre tuvo. Contar la historia real y humana del personaje, ese fue mi real interés por él.

¿Cuál fue el dato que –finalmente-hizo que te definas por novelar esta historia?

La figura de Radowitzky reunía características, que me interesaban mucho. Primero -ante todo- fue un inmigrante, luego tenía ascendencia judía y después sufrió un proceso represivo brutal en Ucrania, de donde venía. Él llegó a la Argentina a principios de siglo y ese es un espacio histórico que me interesa muchísimo, en nuestro país.

Sin olvidar, su posterior vínculo -primero instintivo y luego voluntario- con el anarquismo que en Argentina -a principio del siglo xx- fue un movimiento enorme tapado por la historia y probablemente rescatado al gran público, por Osvaldo Bayer.

La historia de vida de Simón Radowitzky es una anomalía dentro de la historia argentina dado que tenía todo y se hizo un esfuerzo monumental para transformarlo en un mito. Él siempre se negó a serlo intentando borrar esa necesidad de construir un mito que impulsaron, primero, los anarquistas y luego los movimientos de izquierda argentinos, especialmente en los 70´. Él decía que era, uno entre muchos, una persona anónima que simplemente hizo un acto de justicia.

Luz entre las sombras.

Transitar este camino intentando reconstruir la historia de Radowitzky, sin dudas, le permitió a Comotto conocer al hombre más allá del personaje, conocer a Simón. El autor se refiere a él, por medio de su nombre de pila, como si efectivamente se hubiesen conocido personalmente. Su compromiso al investigar lo acercó al hombre, a Simón y eso aun cuando no se hayan visto nunca le permite a él hablar de Radowitzky como si los uniese, mucho más que un libro.

“Simón escribía con la mano izquierda y eso le salvo la vida” cuenta Comotto y agrega “Porque cuando atenta contra Falcón, su idea era suicidarse para que no lo puedan capturar y siguiendo los usos de la época –los suicidios se concretaban con un tiro en el corazón- el tipo siendo zurdo falló el tiro (porque para un zurdo pegarle al corazón es complicado) y este le atravesó un pulmón” Simón sobrevivió –relata- salvó la vida y esto lo mandó al Penal de Ushuaia por 21 años.

“Poca gente sabe –dice Comotto- que el sobrevive al Penal patagónico y pasa dos años más en el Penal de la Isla de Flores, en Uruguay” confirma. Luego viaja y pelea en la Guerra Civil Española y vive aquí en Barcelona que es donde vivo” cuenta y amplía “yo le seguí los rastros acá y descubrí bastantes cosas sobre su vida. Trabajó dentro de la CNT que era la Organización Confederada Anarquista en la Guerra Civil Española y como era poliglota estuvo dentro del Departamento de Propaganda denunciando lo que estaba pasando dentro de España, desde el lugar anarquista” concluye Comotto.

Simón Radowitzky fue quien ante los bombardeos que tenían lugar en Barcelona el que trasladó –en camión- hasta la frontera francesa, la documentación anarquista para que finalmente llegue a Amsterdam –vía anarquistas franceses-donde hoy aún se conserva.

Salvadora Onrubia, su protectora  

Esta mujer (Esposa de Natalio Botana) anarquista también, con quien Radowitzky –cuenta el autor- mantuvo un fluido contacto epistolar, siempre lo protegió mientras él estuvo preso en Ushuaia. “Es ella quien teje -por lo menos a nivel económico- el intento de fuga, que él tiene en el año 19” dice Comotto.  “Posteriormente también es la que sufraga su viaje a la Guerra Civil Española y es la que logra sacarlo antes de que caiga la Segunda Guerra Mundial y todo el continente. Evidentemente por ser judío, a Simón lo iban a matar los nazis y es ella quien le paga el pasaje desde Bélgica hacia México donde él termina su vida” concluye Comotto y sentencia “Son cosas fascinantes del personaje”

Ahora bien, ante los diversos datos que permiten la semblanza del personaje ¿Cómo fue proceso de recopilación de la información que luego daría lugar a la ilustración?

La investigación fue compleja porque la información sobre Simón está en diferentes países. De la parte argentina, la información más grande a nivel oficial, se encuentra en el Archivo de la Nación y referida al Juicio que le hace el Estado por el atentado a Falcón, pero también hay información en Argentina vinculada con su paso por el Penal de Ushuaia. En Amsterdam, en los Archivos de Historia Social encontré gran parte de la epistolar suya.Radowitzky dejo muchas cartas escritas. Allí en los Archivos descubrí ciertas epistolares y ciertos datos sobre su familia, él tenía hermanos que vivían en EEUU. Ya publicado el comic aquí en España, tuve la oportunidad de viajar a México y visitar su tumba y en el medio del trabajo coincidiendo con un viaje que hice a Argentina me fui hasta Ushuaia y visite la cárcel, me moví bastante por el entorno e intente reconstruir de alguna manera como fue la fuga, un periplo extraño, absolutamente surrealista el que tuvo que realizar.

Aunque la parte más interesante es que la estaba por venir y es que tuve la oportunidad de descubrir una persona que está viva, un español que vivió en México que lo conoció y me contó, de primera mano, los últimos días de Simón en México.

Todo eso fue conformando el background que yo necesitaba para poder contar la historia.

¿Quién fue esa persona?

Su nombre es Octavio Alberola vive en Perpignan (Francia)y es uno de los referentes vivos (tiene 90 años) más importantes del anarquismo español y tiene una historia increíble. Él lo conoció a Simón durante su último año de vida cuando ya no podía trabajar (tenía problemas cardiacos derivados de la tuberculosis que contrajo en Ushuaia y prácticamente vivía de la solidaridad del resto de los refugiados políticos) de ahí vienen las ultimas anécdotas que le dan final a mi libro.

Fue apasionante la entrevista, gracias a su memoria prácticamente recuperé la voz de Simón. Fue una gran revelación para mí todo eso.

¿Cómo tomaba una persona como Radowitzky tener a sus hermanos viviendo en EEUU,Meca del Capitalismo?¿Cuál era la relación con ellos?

Es curiosa la pregunta, Simón tenía varios hermanos no termine de averiguar el numero arriesgo una hipótesis tuvo un otro hermano en la Argentina que terminó loco y murió un nosocomio que había Buenos Aires. Y después tuvo por lo menos dos hermanos más, uno que lo tengo datado y creo que tuvo una hermana.

La historia de porque fueron a parar allá a EEUU y porque a Argentina tiene una razón muy sencilla, en la zona de dónde venían los Radowitzky (que era cerca de Kiev en Ucrania) sufrieron en 1890 un pogromo bastante importante y a partir de esto su familia emigra.

Parte de la familia viene a la Argentina porque tenían tíos allí y la otra parte va a parar a Wisconsin(EEUU) por el mismo motivo -es decir- porque tenían vínculos allí.

No creo que haya habido un conflicto con que hayan vivido en EEUU. De hecho, allí hubo un movimiento anarquista muy importante a principio del siglo xx. El hermano mayor de Simón se trasladó a Miami y fundó un hotel para el turismo local y le fue bien.

Pero Simón separaba claramente, los ideales iban por un lado y sus afectos por otro. El siempre intento tener contacto con su familia, me consta que el hermano que vivía en EEUU viajó a Mexico a visitarlo porque Simón no podía viajar a EE UU justamente por estar proscripto por ser anarquista.

Volviendo a las cartas ¿Qué detalles pudiste encontrar en las cartas que te permitieron entender mejor al personaje?

Las cartas son de época, eso quiere decir que existían protocolos epistolares para escribir y casi todas ellas tenían unos cuantos renglones al principio deseando, por ejemplo, que las familias estén bien y eso limitaba bastante la cantidad de información que podrían brindarte por que no pasaban de una carilla o dos dichas cartas. Por otra parte, tengo solo las que escribió él porque la documentación que el recibía se perdió.

Cuando el muere quedan muy pocos datos, el muere vestido sin ningún tipo de riqueza ni objeto a su alrededor exceptuando una postal firmada por Kropotkin, el príncipe.

Lo que si me revelaron las cartas es una cierta personalidad, Simón fue una persona educada y reservada. Después, el resto son especulaciones propias porque en realidad yo me hice planteos más en tono personal ¿Qué lleva a una persona resistir veintiún años un infierno como el presidio de Ushuaia? Los mecanismos represivos que sufrió Simón son inenarrables, la anomalía es que no haya muerto, que haya resistido y que no se haya vuelto loco. La otra parte que más me llamo la atención es ¿Que te lleva a los 17 /18 años porque tampoco se sabe la edad exacta que tuvo a matar una persona sabiendo que no tenía ninguna salida decidiendo morir después de haber hecho el acto con suprema justicia dentro de los conceptos  de justicia que manejaba el.

Marcela Diaz

error

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Follow by Email
Facebook
Facebook
Twitter