Consejos para prevenir la bacteria Streptococcus pyogenes

Se transmite por vía aérea, como tos, estornudos, manos u objetos que se tocan y por contacto mediante la piel. Cuáles son los síntomas.


El Ministerio de Salud de Neuquén desde el área de epidemiología llevó tranquilidad a la población luego de la muerte de cinco menores y un adulto a causa de estreptococo. En el día de ayer se dio a conocer que uno de las victimas es un menor de un año y ochos meses -oriundo de Viedma- quien murió en un sanatorio privado de la ciudad de Roca. Además se supo que un nene de tres años fue internado en Cipolletti con 40 grados de fiebre a causa de la bacteria. «Si bien se encuentra estable aun no esta fuera de peligro» señaló el doctor José Luis Vanney, médico y director del Sanatorio Río Negro donde se encuentra internado el menor.

«Frente a la información recibida desde el área de Salud de la Nación sobre casos graves con enfermedades producidas por la bacteria Estreptococo Pyogenes, se especifica que estas infecciones son infrecuentes y que es importante la consulta oportuna, dado que con el diagnóstico y tratamiento adecuado, se logra una evolución favorable» explicaron desde la cartera de salud provincial.

Streptococcus pyogenes es un patógeno humano global que produce una variedad de infecciones agudas, como infecciones de tejidos blandos y faringitis y con menor frecuencia procesos severos como fascitis necrotizante y shock tóxico estreptocócico.

Esta bacteria empieza a circular a fines de invierno y durante toda la primavera.

Se trasmite por vía aérea, como tos, estornudos, manos u objetos que se tocan y por contacto mediante la piel.

Ante los siguientes síntomas, se debe concurrir al hospital o centro de salud más cercano:

Infecciones de garganta, faringitis, amigdalitis, anginas, escarlatina.

Infecciones en la piel impético, erisipela.

Infecciones en vías aéreas superiores otitis, sinusitis.

Casos más graves como neumonías, meningitis, shock tóxico.

Si el paciente persiste con fiebre elevada o mal estado general, rechazo del alimento, decaimiento evidente o cambios en la coloración de la piel debe concurrir nuevamente y de inmediato a la guardia.

Los niños sanos pueden ser afectados por este agente y el rango de edad va desde los primeros años y ocurren durante toda la etapa pediátrica.

Los adultos también lo pueden padecer.

Sin embargo, hay factores de riesgo en niños que lo hacen más frecuente: padecer o haber tenido varicela recientemente, infecciones de piel y partes blandas, infección de herida quirúrgica, infecciones virales previas y alguna condición subyacente relacionada con la inmunidad del paciente.

error

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Follow by Email
Facebook
Facebook
Twitter