Aficionados locales construirán telescopio para explorar el Cosmos

Gracias al conocimiento del Grupo de Aficionados a la Astronomía , el mismo costará la mitad de su valor comercial. Una vez finalizado será patrimonio de la Junta Vecinal El Molino. El diseño del objeto estará inspirado en el que el científico Isaac Newton desarrolló en 1668. Para conocer detalles El Sur también existe dialogó con Mauricio Giandinoto, miembro de la organización.

En la sede de la Biblioteca Popular La Cascada, del barrio homónimo, comenzó este viernes un taller orientado a la construcción de un telescopio profesional que tiene como fin su utilización para la observación del cielo sanmartinense y los distintos fenómenos que habitan el Cosmos.

Por iniciativa del Grupo de Aficionados a la Astronomía, los participantes serán testigos y protagonistas de la fabricación del objeto. Los materiales serán adquiridos gracias al aporte económico de la Asociación Vecinal La Cascada, por lo que el curso será gratuito y además no tendrá costo de materiales extra.

La herramienta busca aprovechar el potencial del cielo de San Martín de los Andes, máxime teniendo en cuenta que en diciembre de 2020 llegarán de todo el mundo para presenciar un fenómeno único, como lo será el Eclipse Solar.

«Desde nuestra ciudad tenemos la visión del Hemisferio Austral. Con este telescopio podes ver nebulosas, cómulos globulares, galaxias (como por ejemplo la Nube de Magallanes), la luna, estrellas y constelaciones -entre otros fenómenos.», explicó Mauricio Giandinoto, miembro de la Grupo de Aficionados a la Astronomía de SMA, en diálogo con El Sur también existe.

El proyecto surgió «Para la divulgación y puesta en valor de un gran capital, como lo es el cielo de la zona, ya que es muy limpio y de excelente calidad.», explicó.

El telescopio tipo reflector newtoniano que piensan construir, es el mismo que inventó en 1668 el científico inglés Isaac Newton para descifrar los misterios que el cielo oculta. Este será transportable y montado sobre una base giratoria.

Los espejos, la piedra fundamental que da vida a la herramienta, serán adquiridos a un experto de Buenos Aires garantizando la calidad del material, ya que hoy día todo los insumos provienen de China.

El diámetro del lente tendrá 30 centímetros, considerado de calidad óptima. Su movimiento será manual, por lo que habrá que guiarse con un mapa celeste para ubicar los objetos del cielo. «Podrán distinguirse objetos muy difusos y débiles que se contrastan poco» argumentó Mauricio Giandinoto.

Y agregó que «El diseño es accesible para gran parte de la gente respecto a otros lentes más sofisticados. Incluso será fácil de usar.»

El instrumento una vez confeccionado quedará como patrimonio de la Junta Vecinal. Para aprovechar sus posibilidades se harán observaciones públicas y se organizarán salidas a sitios oscuros que permitan ver el cielo sin interferencias, como los son las luces que entorpecen la visión.

El valor comercial del telescopio asciende a los $70 mil, aunque este costará menos de $40 mil gracias al conocimiento de quienes integran el Grupo de Aficionados.

Para concluir, el facilitador del curso explicó que «Es importante tomar conciencia de mantener los cielos limpios y no sobreiluminar. El cielo es un valor que tenemos que cuidar entre todos. Hay chicos que en otros lugares no han podido ver mas de 4 estrellas por la contaminación lumínica. Y nosotros acá tenemos la chance de poder apreciar infinidad de las mismas.»

error

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Follow by Email
Facebook
Facebook
Twitter